Actualidad

Rosalía Arteaga, la primera vicepresidenta del Ecuador, desea éxito y aconseja lucha contra la corrupción a futura segunda mandataria

En entrevista con Andes, Arteaga ofreció su criterio sobre la reciente terna a la Vicepresidencia de la República, compuesta exclusivamente de mujeres, la igualdad de género en las esferas políticas del país y su posición sobre la Consulta Popular.

Quito. La dupla política entre el expresidente Abdalá Bucaram junto a la exvicepresidenta Rosalía Arteaga, asumió el poder el 10 de agosto del año 1996. Debido a súbitas discrepancias de fondo y de forma con Bucaram, se formó un torbellino político, que provocó la pronta salida del jefe de Estado de ese entonces, por una supuesta incapacidad para gobernar.

En ese marco, el Congreso en el año 1997 no tenía la capacidad para nombrar un nuevo presidente, quienes provocaron “una ruptura total de la Constitución“, señaló Arteaga, y alegó que le tocaba asumir la Presidencia hasta el final del período, pero fue algo que no se dio.

Según la doctora en Derecho, a ciertos sectores económicos no les interesó que hubiese una mujer como Presidenta de la República. En este sentido, el 3 de febrero de 1997 Arteaga denunció al doctor Fabián Alarcón Rivera, presidente del Congreso Nacional, de concebir un golpe de Estado,

Arteaga, durante seis días de mandato presidencial (6 al 12 de febrero acorde a sus palabras), afirmó en ese momento que el Congreso no tenia capacidad para designar al Presidente de la República y enfatizó en que debía buscar “los caminos y las reformas legales pertinentes (para ello)”.

El 11 de febrero de ese mismo año, Alarcón asumió el mandato presidencial en la Asamblea Nacional; un acto que Arteaga y Bucaram rechazaron y desconocieron. Tras ese período de crisis constitucional, Arteaga se retiró definitivamente de la política, considerada así la primera Vicepresidenta y Presidenta Constitucional del Ecuador, indicó.

En entrevista con Andes, Arteaga ofreció su criterio sobre la reciente terna a la Vicepresidencia de la República, compuesta exclusivamente de mujeres, la igualdad de género en las esferas políticas del país y su posición sobre la Consulta Popular, entre otros.

Este jueves 4 de enero fue enviada a la Asamblea por parte del Ejecutivo la terna para el cargo de la Vicepresidencia de la República, tras la ausencia definitiva de Jorge Glas, que está conformada por la actual Vicepresidenta (E) María Alejandra Vicuña, la canciller María Fernanda Espinosa y la ministra de Justicia Rosana Alvarado. ¿Qué opinión le merece de que esta terna esté conformada sólo por mujeres?

Me parece interesante que haya una terna integrada exclusivamente por mujeres, porque de alguna forma significa una valoración del trabajo de la mujer. El hecho de que podamos estar en las más altas funciones del Estado yo creo que es algo relevante. De hecho, no va a haber sorpresas en la elección, ya sabemos que vamos a tener a una mujer en la Vicepresidencia de la República, elegida por la Asamblea. Por supuesto, yo tengo que decir que yo fui elegida por votación popular en el año 1997, y luego asumí la Presidencia de la República cuando la salida del abogado Bucaram (Abdalá) por destitución por parte del Congreso Nacional de esa época. Creo que es interesante analizar lo que ha pasado en estos últimos 20 años y cómo en algunos casos avanzamos y en otros tal vez involucionamos. Desgraciadamente, los colectivos tienen memoria muy frágil, y. A veces no se acuerdan de lo que ocurrió y por eso yo pongo énfasis, fui por tantos años profesora de historia y que la gente tiene que aprenderla, para no repetir los errores del pasado.

¿Y qué le parece el perfil de cada una de las integrantes de la terna? ¿Hubiese recomendado otros rostros políticos al presidente de la República Lenin Moreno?

No me quiero referir a cada una de ellas porque empezaríamos un tema excesivamente personal, pero yo habría pensado que el Presidente Moreno debía refrescar su Gobierno con personas que no estuvieron vinculadas con la década perdida de Correa. Hay otras mujeres en su Gabinete, yo mencioné el caso de  Eva García (Ministra de Industrias y Productividad), que me parecían los más indicados, sobre todo en los actuales momentos, en una crisis que está sufriendo Alianza PAIS (AP) con un partido escindido, donde algunos están haciendo campaña por el SÍ, otros por el NO. En estas circunstancias, a mí me parece que habría sido refrescante una integración diferentes, pero ya las cosas están dadas, en todo caso, tendremos a una mujer como Vicepresidenta de la República.

¿Cómo era hace más de 20 años la posición de la mujer en las esferas políticas en el país, cómo se sentía usted desde el punto de vista humano siendo Vicepresidenta?

Pionera. Yo digo que a mí me toco por suerte ser la primera de cuatro hermanos, de una familia cuencana, pero también me tocó ser la mejor estudiante de mis diferentes promociones, escuela, colegio y Universidad. También me tocó ser la primera mujer Ministra de Educación, claro que eso ya ahora no parece novedad porque ha habido varias ministras, pero me tocó ser la primera. En el caso de Vicepresidenta y de Presidenta también. Después me han tocado varios ‘primeros’, la primera Secretaria General de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) con sede en Brasil, la única persona de América Latina que ha desempeñado funciones como miembro del Consejo Editorial de la Enciclopedia Británica; ahora, me enorgullece ser miembro del Consejo Directivo de la biblioteca de Alejandría o de la Real Academia de Autores de Europa.

Ser pionera implica más responsabilidad, porque uno tiene que hacerlo bien, porque uno está abriendo caminos. Si uno lo hace mal, probablemente está cerrando espacio para otras mujeres que quieren caminar sus caminos.

¿Cree usted que el machismo sigue imperando en los roles políticos actuales? ¿Existe ahora mayor igualdad de género en este aspecto?

A mí me tocó duro, me tocó inclusive resignar la Presidencia de la República y allí hubo una enorme dosis de machismo, porque los partidos políticos de esa época, y probablemente también las Fuerzas Armadas no estaban interesadas en tener a una mujer al frente de los destinos del país.

La ley ecuatoriana ha sido bastante avanzada, recuerde que Ecuador es el primer país que tuvo a una mujer votante en América Latina, en haber sido pioneros en la capacidad de las mujeres para ejercer actos de comercio, viajar si necesidad de permiso, para llevar su propio nombre; entonces, tenemos realmente leyes de avanzada. Ahora, desgraciadamente los índices de violencia doméstica siguen siendo altísimos, lo que hemos visto en los últimos tiempos sobre violaciones, inclusive en establecimientos educativos. El machismo sigue existiendo, todavía no hay una exacta igualdad de salarios o de capacidades de ascensos, pero poco a poco creo que vamos avanzando un camino. Cuando miramos hacia atrás, vemos que hemos caminado bastante. Antes era extraño ver a mujeres en universidades, ahora están repletas (de ellas).

¿Que mensaje o recomendación le enviaría a la futura Vicepresidenta del Ecuador?

Primero desearle el éxito, porque el éxito de las autoridades es el éxito del país. Le aconsejaría que mire más a allá de sus intereses personales, que vea lo que es trascendente para el país. La década anterior, por ejemplo, dejó un rastro terrible de nepotismo (…) eso debe desterrarse. Yo le diría a la próxima Vicepresidenta que haga un análisis, exija que no exista el nepotismo en ninguna función del Estado, también le diría que luche contra la corrupción.

La consulta popular enfrenta actualmente al ’SÍ’ y ‘NO’ en la campaña que durará hasta el 1 de febrero. ¿Nos podría detallar cuál tendencia apoya y por qué?

Yo digo por adelantado que voy a votar SÍ en todo, no porque esté contentísima con todas las preguntas, hay algunas como la integración del Consejo de Participación Ciudadana que creo que no está bien planteada; pero por ejemplo, estoy en contra de la reelección, siempre lo he estado. Creo que está bien dejar de lado esa Ley de Plusvalía que ha sido nociva. Por supuesto, hay temas que tienen que ver contra la lucha contra la corrupción que me parecen interesantes.

¿Y el regreso de Correa apoyando el NO?

Él quiere seguir siendo protagonista, a pesar de que ya no es presidente de la República, me parece que está buscando ese protagonismo.

El vicepresidente sin funciones Jorge Glas, con ausencia definitiva desde el pasado 3 de enero, fue enjuiciado a 6 años de prisión por asociación ilícita ¿siguió usted el caso?

No estuve en el país, porque tuve que dictar conferencias en España y en la India. Pero sí he seguido lo que ha ocurrido (…) el juicio político, a pesar de que parecería extemporáneo, tiene que seguir adelante. Primero, porque tiene que darse un precedente, es un castigo político de quien a abusado de sus funciones para enriquecerse, segundo; porque de pronto Glas da algunos detalles que nos conduzcan como pistas a determinar que otros implicados están en estos temas de corrupción.

¿Aún se interesa por la política, se mantiene enterada de lo que ocurre políticamente en el país?

No solo que leo, sino que escribo (…) sigo interesada, no desde el punto de vista en participación a candidaturas pero sí como ser humano, no puedo dejar de sentir que como ciudadana uno tiene que aportar, y lo sigo haciendo (…) escribo literatura infantil, juvenil, también poesía y también muy activa en foros internacionales.

Con una licenciatura en Ciencias Políticas y un Doctorado en Derecho en la Universidad de Cuenca, Arteaga vino de una familia de clase media, su padre médico de profesión y su madre ama de casa, quien luchó por sacar adelante a su familia.

También ha escrito varios libros, relacionado a experiencias personales y familiares. Su carrera política comenzó en el año 1992. Fue nombrada Subsecretaria de Cultura y un par de años después elegida Ministra de Educación, Cultura y Deportes; primer cargo ostentado en el Ecuador por una mujer.

Confirmó que estuvo en el Partido Social Cristiano (PSC), entre los años 1981 y 1983, luego en el Partido Unidad Republicana (PUR) durante su época estudiantil, pero que que nunca fue miembro del Partido de Abdalá Bucaram denominado Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), y que cuando le tocó emprender su propio camino político fundó el Movimiento Independiente por una República Auténtica (MIRA) y posteriormente hizo la alianza con el PRE.

Actualmente, Arteaga es Presidenta del Consejo Asesor de la Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina (FIDAL), una Organización No Gubernamental (ONG) con sede en Quito que tiene como objetivo generar una conciencia medioambiental sostenible y trabajar en la mejora del sistema educativo ecuatoriano.

Desde entonces, se ha ocupado en tareas medioambientales internacionales; como la prevención de la deforestación del Amazonas, junto a la OCTA, que busca preservar al bosque tropical más grande del mundo de formas sostenibles. (ANDES/LA NACIÓN)