Deportes

Rodrigo Figueroa, el arma secreta de Ecuador

Hace 10 años que Gustavo Quinteros, DT de Ecuador, trabaja codo a codo con un chileno: el preparador físico Rodrigo Figueroa.

SANTIAGO DE CHILE. El preparador físico de la Selección de Ecuador, quien dejó Chile en 1976, es “todo un personaje”, dicen quienes lo conocen. En Bolivia hizo fama por darles viagra a sus equipos para elevar la potencia de los jugadores en la altitud. Lleva 10 años trabajando con el técnico Gustavo Quinteros.

El profesor es pieza clave del equipo de trabajo de Quinteros, y el máximo motivador del plantel ecuatoriano, que mañana enfrentará a Chile en el Nacional, en la jornada inaugural de la Copa América.

“Rodrigo es todo un personaje”, dicen quienes lo conocen. Figueroa nació en Santiago en 1962, pero en 1976 emigró a Argentina, donde terminó sus estudios. En ese país conoció a Quinteros -argentino de nacimiento-, quien lo llevó en 2005 a trabajar al Blooming de Bolivia, como parte de su cuerpo técnico.

En 2009, Figueroa se hizo conocido por reconocer que recetaba viagra a sus jugadores para combatir los efectos de la altura cuando enfrentaban a equipos de La Paz. “Él se lo sugirió al doctor del club. Durante la semana ocupábamos hierro y otros minerales para llegar mejor preparados, pero luego se dio cuenta de que el viagra podía servir, pero siempre lo dejaba a elección de los jugadores. Es muy profesional, y por lo menos en Bolivia fue pionero en el tema de trabajar la potencia física y el uso del gimnasio”, dice Gualberto Mojica, ex volante del Blooming, que también compartió con él en Oriente Petrolero y en la selección de Bolivia.

En cuanto a las técnicas de motivación del preparador físico, Mojica revela que son “muy particulares”. “Él siempre andaba con una cámara fotográfica, donde no solo tomaba fotos del entrenamiento, sino que también de los jugadores, de los utileros y de todos quienes tuvieran relación con el club. Luego hacía murales y cuadros gigantes. Con eso lograba unirnos, y creaba una atmósfera de grupo”, apuntó el volante.

En Emelec también conocieron de sus métodos, donde fue varias veces campeón junto a Quinteros. “Al principio, Rodrigo no cae muy bien, porque es muy serio y perfeccionista, pero es un gran ser humano. Se preocupaba desde la comida hasta de poner las plantas”, reconoció Luis Idrovo, gerente deportivo de Emelec.

No solo eso. El directivo cuenta otra de las preocupaciones de Olivares: “En Emelec adoptó a muchos perros callejeros que circulaban cerca del complejo, y hasta el día de hoy se encarga de cuidarlos”.

Figueroa ha sido campeón junto a Quinteros en Blooming, Bolívar, Oriente Petrolero y Emelec, con seis títulos en total.

Y es que cuanto a los tipos de trabajos que realizan los jugadores en los entrenamientos de estos días mencionó los siguientes, “a mantener y mejorar la prestación determinante que es la potencia aeróbica, utilizando muchos driles es decir con balón, y situaciones propias del juego usando jugadores por posiciones”.

El profesor Rodrigo Figueroa cerró la entrevista con una definición de lo que es fútbol, “el fútbol lo defino espiritualmente. (El Mercurio/DO)