Ciencia

Robot subacuático para seguridad portuaria

 Un nuevo robot de tamaño similar al de una pelota de rugby es capaz de moverse discretamente, rozando el casco de un buque, para buscar compartimientos huecos que oculten mercancía de contrabando.

EE.UU. Unos científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en la ciudad estadounidense de Cambridge, han dado a conocer a este robot sumergible de forma ovalada, un poco más pequeño que un balón de rugby, con un panel plano en uno de sus lados, que puede deslizarse a lo largo de una superficie bajo el agua para realizar escaneos ultrasónicos.

Diseñado originalmente para buscar grietas en los tanques de agua de reactores nucleares, el robot podría también inspeccionar barcos en busca de áreas de falso casco, así como falsos ejes de hélice, montajes que los contrabandistas usan frecuentemente para ocultar contrabando.

Debido a su pequeño tamaño y a su mecanismo de propulsión particular, que no deja estela visible, los robots podrían, en teoría, ser ocultados por acumulaciones de algas u otros camuflajes. Flotas de ellos podrían moverse en enjambres por las citadas partes de cualquier barco sospechoso en el puerto, sin que los contrabandistas se dieran cuenta, lo cual, esto último, evitaría que lanzasen su carga por la borda para eliminar las pruebas de su delito y evadir a la justicia.

Es muy caro para la seguridad de un puerto usar robots tradicionales para cada pequeño barco que llegue a él, tal como argumenta la robotista Sampriti Bhattacharyya, quien diseñó el robot junto con el profesor Harry Asada.

Si un robot es lo bastante barato, como el nuevo que estos científicos han desarrollado, pudiéndose comprar a un precio de por ejemplo $600, ¿por qué no tener 20 de ellos patrullando y haciendo inspecciones en colaboración? El bajo costo minimiza también el inconveniente de tener que reemplazar uno de estos robots cuando sufra un accidente o simplemente llegue al final de su vida útil.

Bhattacharyya construyó los componentes estructurales principales del robot usando una impresora 3D en el laboratorio de Asada. La mitad del robot es impermeable y contiene la electrónica. La otra mitad es permeable y contiene el sistema de propulsión, que incluye seis bombas que expelen agua a través de tubos de goma. (Internet/La Nación)