Realidades

Robbie Williams abre al mundo el parto de su mujer

El cantante ha decidido grabar vídeos enseñando cómo da a luz su esposa mientras él intenta relajarla sin éxito.

BARCELONA. Dar a luz en la era de las redes sociales tiene estas cosas: algunos padres se entretienen tuiteando en directo los partos, se hacen selfies entre contracción y contracción, graban vídeos de la espera.

Pero no todo son momentos de fiesta. Y aquí está la evidencia, que sólo en Facebook han visto más de 12,2 millones de personas en el momento de escribir estas líneas. Robbie Williams, intentando entretener a su mujer en el parto bailando una canción suya, acaba molestando más que el proceso en sí. O eso parece por la cara que le pone Ayda Field.

Facebook, YouTube, Twitter, Instagram y hasta Google Plus. Robbie Williams fue dando noticias en directo sobre la llegada de su segundo hijo a través de todas estas redes. El proceso, con final feliz, incluye ponerle tacones de colores a su mujer mientras está en la camilla con las piernas extendidas y cantarle Frozen hasta que ella dice basta.

El vídeo más visto de todo el parto ha sido el del intento de baile que acabe en fracaso. En el post de Facebook, compartido más de 100.000 veces, hay más de 32.000 comentarios. Los tres que están en cabeza, con más “me gustas”, son los que el cantante se podía esperar.

“Es la primera vez que puedo decir que lo siento mucho por tu esposa. Suelo estar celosa de ella pero es que esto debe ser tan molesto!!!! No parece impresionada en absoluto”

La retransmisión del parto ni empezó ni acabó ahí. Robbie Williams tuvo tiempo para entretenerse haciendo otros 7 vídeos y colgado esta foto en Instagram y Twitter: una broma que no hacen con unos zapatos cualquiera (son Louboutin).

El intérprete ha colgado varios vídeos hechos antes y durante el parto de su esposa. Si en un primer momento Ayda bromea con su marido y le hace twerking mientras esperan a ser atendidos, después los dolores del parto comienzan y la guapa modelo ya no quiere saber nada de cantar ni de bromear a la cámara. Por contra, el cantante sigue cantando incluso cuando su mujer está de pleno parto. ¿Desconsideración o nerviosismo incontrolado? (Internet/La Nación)