Economía

Robalino: Fue una decisión política del Gobierno Nacional

Desde diciembre del 2014 se inició la apertura de cuentas del dinero electrónico. Hasta el 22 de mayo de este año, según el BCE, hubo $ 600.000 en transacciones.

QUITO. Según el presidente de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE), César Robalino, fue una decisión política del Gobierno Nacional implementar de manera exclusiva la utilización del dinero electrónico.

Robalino explicó que la ABPE y los banqueros nunca se opusieron a la creación de un nuevo servicio de dinero electrónica. “Hace muchos años atrás, creo que 4 o 5 años atrás en este mismo gobierno, bancos que son grandes por su tamaño como Pichincha, como Guayaquil, comenzaron a dar pasos para crear lo que en ese entonces se llamaba billetera electrónica y contrataron expertos internacionales en esta materia, pero en ese entonces se daban pasos en ese propósito para crear algo de eso que tenía que tener irremediablemente autorización del gobierno y de las autoridades correspondientes”, resaltó.

Esto después que el Gobierno, tras la resolución 064-2015-M, resaltó que tantos bancos privados y públicos, así como cooperativas y mutualistas tienen un plazo obligatorio de entre 120 y 360 días para incluirse como Macro Agentes del Sistema de Dinero Electrónico del Banco Central del Ecuador (BCE).

“Una de las preocupaciones que habían y hoy vuelven a renacer, es que el dinero electrónico en la medida que se utilice, como yo suelo decir, como un medio de pago con fines exclusivamente transaccionales, no debe dar preocupaciones ni a la Asociación, ni a los banqueros, ni a nadie, ni en términos académicos, sin embargo, esos temores muchas veces se lo dijo al gobierno, supóngase ustedes que las necesidades de financiamiento del gobierno, resulta que mañana pongan una orden para ponerlo por ejemplo bien extremo, es que el gobierno les dice a usted Banco Central, que le compre $1000 millones en bonos del Estado, cosa que ya ha pasado, no es mil millones pero es una cantidad parecida, y entonces ustedes abren una cuenta electrónica de $1000 millones como Banco Central, ese es un pasivo y ustedes reciben el activo que son los bonos del Estado y el gobierno obliga a todo el mundo a recibir sueldos, salarios, bonos de desarrollo, pagos por obras públicas, etc., con el dinero electrónico, con los $1000 millones de esa manera creada, ese era el temor”, dijo.

Sin embargo, aclaró que las entidades financieras nunca se han opuesto al dinero electrónico pero “con estas nuevas regulaciones que ha cambiado el panorama y comienza a renacer la preocupación, que se utiliza el dinero electrónico con unos fines totalmente diferentes”, agregó en entrevista a Ecuador radio.

Y es que cada vez es mayor el número de usuarios en Ecuador y en Latinoamérica que utilizan los servicios de la banca virtual, que no es más que el acceso que tienen los usuarios a servicios financieros a través de aplicaciones tecnológicas desde teléfonos móviles, dispositivos electrónicos, computadoras y otros instrumentos. El propósito es agilizar las transacciones y brindarle al usuario servicios financieros más cómodos, seguros y que puedan ser utilizados desde el lugar en donde se lo necesite.

“Como las necesidades de financiamiento del gobierno son tan enormes, sencillamente el temor frente a esta nueva regulación ha vuelto a renacer y ya no necesariamente de que obliguen al Banco Central a comprar $100 millones de bonos del Estado y se pague en dinero electrónico, que era el ejemplo primario que hacíamos, sino que el día de mañana, sencillamente la autoridad central dice bueno, sabe que el gobierno ecuatoriano va a comenzar a pagar el bono de desarrollo humano, los $50 millones mensuales a un millón y medio de gente, un millón 600 que reciben ese bono”. (DO/La Nación)