Deportes

River Ecuador perdió su invicto en el ‘Chucho’ Benítez

El entrenador argentino sumó su segundo triunfo al mando de Emelec, equipo al que llegó para reemplazar a su compatriota Gustavo Quinteros, entrenador de la selección de Ecuador.

GUAYAQUIL. Marcos Mondaini, de Emelec, escapó de la marca de Danny Luna, de River Ecuador, en el juego de esta tarde entre eléctricos y rojos, ganado por los dirigidos por el argentino Omar de Felippe.

Pese a exhibir todavía un bajo nivel técnico en su juego, ese desempeño le bastó a Emelec para vencer a los dirigidos por Humberto Pizarro 2-1, en el estadio Christian ‘Chucho’ Benítez , y quitarles a los locales su condición de invictos en la décima fecha del torneo.

Los locales volvieron a mostrar debilidad en el mediocampo, que tuvo a un escurridizo Armando Solís que no satisface la necesidad ofensiva y la urgencia de gol que tenía en el primer tiempo.

“No me duele haber perdido contra un equipo de $10 millones –Emelec- y que jugó prácticamente de local. Ningún equipo lo va a buscar a Emelec como lo hicimos nosotros, todos teníamos ganas de llevarnos este partido”. Con esas palabras el entrenador Humberto Pizarro, se refirió a la primera derrota de local de River Ecuador desde que comenzó la temporada.

El gol de los eléctricos llegó a los 90 minutos cuando el argentino Mondaini, delantero en punta, recibió el balón en área rival de Luis Miguel Escalada y con un remate de volea puso el 1-2.

Pero antes, Emanuel Herrera y Daniel Néculman, de Emelec y River Ecuador, respectivamente, habían marcado al minuto 32 y 78.

Para el entrenador eléctrico este fue un partido de ida y vuelta, pero “tenemos que mejorar en muchas cosas. Me gustaría que el equipo maneje un poco más los tiempos y la pelota porque Emelec no es sólo un jugador, es un equipo y debemos trabajar mucho más en el juego colectivo”, recalcó.

De Felippe también reconoció que Emelec tiene un problema en el mediocampo ya “que solo atacamos y no achicamos la cancha. A pesar de eso, el triunfo se valora de una manera enorme en este tipo de cancha”. (DO/La Nación)