Opinión

REVOCACIÓN DE VISAS A NARCOGENERALES Y JUECES

Comandante Raúl Hidalgo Zambrano / Guayaquil

Sin duda, nos gustaría vivir en una sociedad unificada, que critique constructivamente y tenga líderes que trasciendan positivamente en la historia, es lo ideal; pero, vivimos en una sociedad atomizada, difícil de gobernar, muchos critican para destruir y es manipulada por ciertos líderes con intereses desenfrenados.

La unión se produce cuando respetamos el espacio vital personal y familiar de los demás, las leyes y nos preocupamos de elevar la educación que permita el desarrollo e identificar a excelentes miembros de la sociedad para que gobiernen.

La atomización se produce por el ego personal, competencia desleal, falta de valores morales y un nivel de cultura deficiente; ambiente apropiado donde operan engañadores con el papel de salvadores, así como, activistas políticos o sociales que todo les parece mal y contribuyen a generar el desconcierto.

Estamos siendo asediados por una sociedad paralela que se organiza alrededor de lo ilegal, fenómeno que va estrangulando y engullendo a la sociedad legalmente organizada; nuestra ceguera judicial nos impide identificar a delincuentes o narcotraficantes. Últimamente las autoridades de la embajada de los EE.UU., han develado que existen “narcogenerales”, jueces e individuos del sector legal y judicial”, a quienes revocaron o no califican para una visa, ni de turista.

Con esta acción reveladora se ha empezado a realizar algunas acciones, ojalá determinen que está pasando y nos permita salir de la ceguera. En redes sociales y algunos medios de comunicación se exponen criterios como: que los EE.UU. debería dar los nombres a pesar de que sus autoridades han manifestado que su ley lo impide. Da vergüenza que el país del norte nos abra los ojos y que no podamos articular investigaciones serias y profundas, lo que fortalece al reinado de la injustica e impunidad, en nuestro país. En pocas palabras nos dicen– abran los ojos, oídos, inteligencia y conciencia-, su Estado está como barco al garete haciendo agua por la popa. ¡hey, se hunde!

Se dice que debemos combatir el narcotráfico, pero no generamos una ley para derribo de narco aeronaves, que no respetan nuestro espacio aéreo y autoridad a pesar de ser localizados con los radares y sistemas de vigilancia. Se pide que FF.AA. apoyen complementariamente a la Policía Nacional cuando su capacidad sea rebasada por las fuerzas delincuenciales o subversivas, pero sin armas, y respetando el veto al uso progresivo de la fuerza por parte de la Corte Constitucional, también, que actúen en el control de cárceles, con similares limitantes.

La delincuencia incrementa su accionar, pero hay gobernadores que afirman que se controla y que en ciertos casos ha disminuido, publicitan fotografías que sugieren estar en control personal y directo de operaciones policiales y militares, además, se apoyan con estadísticas comparativas de anteriores administraciones.

Debemos prepararnos constantemente, apoyar a nuestras futuras generaciones para elevar su cultura, respetar al prójimo, las leyes y analizar con conciencia que deseamos para nuestro país. ¡no podemos hundirnos en un “Estado Fallido”!