Opinión

REVIVEN PUGNAS POR LA TRONCHA JURÍDICA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

[email protected]

 

 

Nuestro hermoso y a la vez  borrascoso  país sigue siendo presa de las repotenciadas  ambiciones políticas y amarres por debajo de la mesa, logrando  acaparar las mayores instancias de poder para  volver a conquistar la República después de su previo fracaso electoral.

Buscarán por medio de cualquier mal intencionado beneficio partidista la apropiación de joya de corona que en este caso es  el CONSEJO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y CONTROL SOCIAL, DESDE DÓNDE MANEJARÁN TODA LA CIEGA JUSTICIA.

El grupo o grupos que manejen el Consejo antes mencionado, prácticamente manejarán y gobernarán el país sin ser gobierno ni asumir ninguna clase de responsabilidad histórica.

El Ministerio de Gobierno y sus organizaciones adscritas o íntimamente relacionadas son las responsables del manejo político del Estado y si sus funcionarios principales pecan de error u omisión, más que todo de inexperiencia política acompañada  de infiltrados de los opositores, el trabajo y las buenas intenciones generadas desde  de la presidencia de la República, en pocas palabras caerán en el saco roto de otro fracaso político similar a los anteriores.

Todavía tiene tiempo presidente Noboa para fijarse y analizar quienes lo asesoran o rodean, algunos de ellos podrían ser sus amigos de confianza, profesionales a sus servicio privado u opositores infiltrados que acostumbran a dar desviadas opiniones, malas o mediocres  asesorías o concejos errados.