Opinión

Reunión de Majestades

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

En su viaje a la madre patria nuestra Majestad Mashi I, Emperador de la República Socialista, Inclusiva y Soberana Ecuatoriana, no podía perder la oportunidad de reunirse con su Majestad Felipe VI, Rey de España en el día de su cumpleaños.

Son dos viejos y grandes amigos como decimos en el país “panas”, además nuestro Emperador es un viejo amigo de su esposa Leticia y no se diga de su suegro el ex  Rey Juan Carlos I, quien tiene un especial afecto al Emperador Sur Americano.

La nobleza es secundaria y la manera de gobernar es completamente diferente, por ejemplo: en el país del pasodoble existe una Monarquía Parlamentaria con un respeto total entre los poderes del Estado, sin ninguna intervención absolutista, pero en cambio en nuestro país del pasillo, nuestro Emperador, ejerce su poder en todas las instituciones del Estado sin excepción, el decide que es bueno y que es malo, además nada se escapa de su ilustrado e infalible criterio.

En la confianza de dos “panas” deben haber conversado de algunos temas de interés mundial, y el Rey Felipe VI es probable que le hubiera solicitado consejos económicos, políticos y administrativos para aplicarlos en su reino. Tal vez cuando el Mashi se retire a Bélgica se puedan visitar con más frecuencias y fomentar esa gran amistad. 

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.