Economía

Retiro de subsidios no afectará a 28.200 pequeños industriales

$ 337 millones se ahorrarían con el recorte de los subsidios a los combustibles en el 2016, según el presidente Correa.

QUITO. Tras la firma del Presidente Rafael Correa -el pasado jueves-, de un Decreto para retirar el subsidio al diésel, gasolinas y fuel oil para uso comercial e industrial y para otros sectores como el naviero, transporte de carga pesada internacional y la restricción aún más del subsidio al combustible para aerolíneas, el Gobierno se ahorrará para el Fisco $ 337 millones anuales.

Para ello, el Gobierno inicialmente apuntaba a destinar $ 5.966,8 millones para 16 subsidios en este año, pero a través de varias medidas consiguió reducir ese monto en más de $ 1.000 millones.

“Para el sector industrial los combustibles representan en promedio el 1% del total de costos, por lo que el retiro de los subsidios no tiene porqué ser un motivo para elevar los precios de los productos. La medida dispuesta en el Decreto 799 no afectará a 28.200 pequeños industriales que consumen hasta 2.000 galones por mes. En este grupo se incluye la minería artesanal, agricultores, florícolas, camaroneras y agroindustria alimenticia”, explicó Correa.

Adicionalmente, según el mandatario, tampoco afectará al transporte terrestre nacional de personas o de carga, a la pesca en general, ni a los hogares, “no se resta el aporte estatal para el gas en los hogares o para la gasolina que se usa en vehículos particulares”, aclaró.

Ante esta situación, el sector industrial asegura que dicho Decreto, sí podría afectar sus costos de producción y encarecer el producto final. “El retiro de este subsidio desalienta al sector productivo, que debe dinamizar en estos momentos a la economía”, manifestó Jaime Carrera, director del Observatorio de Política Fiscal.

Mientras que Xavier Díaz, presidente de la Asociación de Industriales Textiles (AIT), señaló que su industria tradicionalmente consume diésel y búnker para generar la energía necesaria para sus calderos. “Estos calderos son los que finalmente generarán vapor de agua para mover las máquinas industriales. Cualquier incremento en este proceso también genera incidencia en los costos finales del producto”, aclaró.

Por otro lado, la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) señaló que los subsidios afectan y distorsionan los costos de la economía. “Hay que irlos eliminando paulatinamente y con una programación real y estructurada para que no afecte los costos de la producción”, indicó el presidente del gremio, Felipe Ribadeneira, al indicar que la decisión del Gobierno debió ser consultada con el sector industrial para definir estrategias de eliminación.

“Estas decisiones debieron tomarse en años anteriores cuando el precio del crudo estaba en un mejor nivel y había la posibilidad de absorber esos costos”, destacó Ribadeneira.

La medida anunciada el viernes pasado plantea eliminar el subsidio para diésel 1, diésel 2, GLP, búnker, fuel oil y jet fuel, combustibles que se usan de acuerdo con un estudio del Ministerio Coordinador de la Producción, para la industria, navieras y generación eléctrica.

Los sectores industriales que más se afectarían, según el Ministerio Coordinador de la Producción, serían el de elaboración de azúcar, fabricación de productos minerales no metálicos, fabricación de productos de madera y el de elaboración de bebidas.

Entre enero y agosto de este año el Gobierno pagó $ 1.358,73 millones por subsidio a la nafta, diésel y GLP (Gas Licuado de Petróleo), según datos del Banco Central del Ecuador. Esta cifra es 48,35% menos de lo que pagó en el mismo periodo de 2014 ($ 2.630 millones). (VCV/La Nación)