Opinión

Resucitó Rene Núñez +

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

Por si acaso no saben quién es el personaje resucitado, se trata del recientemente fallecido Presidente del Parlamento Nicaragüense, quien regresó a la casa del creador el pasado 10 de Septiembre y que por obra y gracia del cuasi Dictador de Nicaragua ordenó la resurrección y confirmó que desde su tumba continuará liderando la Asamblea hasta el mes de Enero del  2.017 cuando se renueve el mandato.

Toda esta opereta bíblica ha sido orquestada por el director ex guerrillero Daniel Ortega acompañado de su sacrosanta esposa y su dinastía, la misma que se está preparando para superar al antiguo Dictador Anastasio Somoza, los instrumentos musicales han sido afinados en la escuela del Socialismo del Siglo XXI institución fantasma de la que el director es un fiel discípulo.

El finado – resucitado fue pieza clave en los planes de Ortega de perennizarse en el poder, siendo pieza fundamental en las conquistas reformatorias revolucionarias tales como: aprobar la concesión para la construcción del nuevo canal interoceánico si consultas, aprobar las nuevas reformas al Código Militar garantizando mayor poder al ex guerrillero, aprobar la ley de Seguridad Soberana para reprimir las protestas, además de legitimar las arbitrariedades del mandatario y familia.

En un país culto como Nicaragua existe desconcierto, incredulidad e indignación, causando hasta risa este caso del muerto – viviente, comentando que este país desestabilizador socialista corrompido  hasta la médula. Los muertos además de votar, también aprueban leyes.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.