Opinión

Respuestas económicas

Por Gerardo Maldonado Zeas/Cuenca

 

 

Para cumplir con lo realmente imprescindible, con apuros y paciencia el presidente Noboa va respondiendo a esas necesidades económicas urgentes, ni se diga en estos tiempos de sueldos adicionales y atrasos inmensos.

Desde siempre, quienes hacen opinión en materia económica, presentan sus recetas para salir de la crisis. Los más radicales quieren que el IVA pase de una vez del 12% al 15%; que nuevamente volvamos al 5% de impuesto a la salida de divisas, con lo cual se aliviarían las penas económicas. Como si fuera fácil.

Para apoyar al país, Juan Carlos Vega, el cuencano ministro de Economía, un profesional de gran formación académica dijo que era hora de ponerse del “otro lado”, refiriéndose siempre a su pasado como empresario privado, y de una vez “mojarse el poncho”.

Sus ejecutorias van dando resultados. No se trata de crear un shock, sino de ser creativo; su acercamiento con instituciones financieras para pedir prestado algunos millones de dólares, la emisión de los certificados de Tesorería (CTES) darían cerca de 300 MM que son pagarés para recaudar fondos en un plazo dado y generan rendimientos a quienes invierten en ellos; el apoyo de la CAF ha contribuido con 100MM como préstamo emergente. Hay una gran disposición de los empresarios para anticipar el pago del Impuesto a la Renta, que normalmente se realiza en abril.

El Estado debe a medio mundo, y el exministro Arosemena se fue casi dejando las llaves en la portería, porque no hubo una transición racional.

El gobierno de Noboa tiene varias situaciones que resolver. Luchar contra una deuda externa que requiere mucho análisis con una tasa de interés al alza en 2024; el pago a los de ajustes a los maestros por el dictamen de la Corte Constitucional. Deberá diferir el pago de la deuda al Banco Central, para lograr reducir la presión en la caja.

La remisión de intereses y moras con el SRI tiene un componente importante a los ojos de la “muchachada”: queda prohibido que este beneficio se traslade a los agnados y cognados del presidente, y con eso quienes predecían un conflicto de intereses se quedaron con la nariz larga.

Quizás lo referido en este artículo sea algo parecido a una receta de corto plazo, pero aliviará las heridas. No es fácil tener un saldo en la caja de 90 millones al 1 de diciembre y requerir más de 1000 millones en el mismo mes. Reperfilar el pago de la deuda externa es un reto inmenso; antes de llegar a la concreción de este objetivo, se necesitará un crédito puente.

Hay en el mundo financiero público los llamados bonos verdes y los bonos temáticos que tienen su origen en la concreción de planes efectivos en salud, educación y desnutrición. Creo que vamos por buen camino y todos debemos apoyar. Que le vaya bien a nuestro paisano.