Opinión

Respondiendo con nombres y apellidos.

Dr. Franklin Verduga Vélez/Guayaquil

 Alberto Dahik, ex vicepresidente de la República escribió un art. en diario “El Universo” que tituló “Asombró”. En él expresa que el Partido social Cristiano debe pedir perdón por haber intervenido en la justicia por décadas. Ya habrá respuestas a sus sorpresivos dichos. Yo que soy su amigo desde que fuimos colaboradores del gobierno de León Febres Cordero, le demandó precisiones

Habla de dos personas a las que les quitaron una visa sin determinar qué país lo hizo. Debe referirse al economista Xavier Neira que fue, en su momento expulsado del PSC. Y el otro es el fallecido ciudadano Miguel Orellana quien jamás fue afiliado al partido y a los que EE. UU. les canceló la visa. Y en cuanto al expresidente León Febres Cordero, le refrescó la memoria al economista Dahik.

Febres Cordero fue desde el retorno a la democracia el primer presidente en ser perseguido por el nuevo gobierno que le sucedió, el que tenía un absoluto control de los tres poderes del estado en un juicio penal por el pago que se hizo al  experto en inteligencia israelí Ran Gazit que ayudó en el combate y eliminación del movimiento terrorista seudo revolucionario “Alfaro vive carajo” auspiciado por el terrorismo colombiano del m16, y por partidos políticos como el que gobernó después, paradójicamente el mismo que auspició el juicio político contra el propio Alberto cuando era ministro de finanzas de León Febres Cordero. Algunos más social cristianos como yo, fuimos víctimas de una justicia politizada y proclamados finalmente inocentes.

 Quien entonces debe pedir perdón. Que el economista Dahik pregunte a los ecuatorianos porque añoran y extrañan tanto a León Febres Cordero y le responderán sin duda porque nos legó un país en paz y eso pudo conseguirse entre otras razones porque enfrentó al terrorismo sin miedo a los peligros que amenazaban su propia vida y que hasta hace pocos años durante la década que gobernó la banda criminal correista intentaban volverlo a enjuiciar por genocidio que hasta trajeron al país al juez español Baltazar Garzón, de filiación socialista.

Donde entonces el manejo de la justicia por el PSC. No quiero imaginar que Alberto Dahik se ha sumado al coro de plumíferos a sueldo de Lasso, altamente implicado en asuntos ilícitos por los que ha sido llamado a declarar a la fiscalía y no concurre con la excusa de que está dictando clases en EE. UU.

Bachiller dando conferencias en un centro de estudios como si los ecuatorianos fuéramos débiles mentales. No Alberto. El PSC tiene más años de vida que tú y ahí sigue. Las disculpas nos las debes porque eventos que provocaron la cancelación de la visa americana a 2 personas que no pertenecen a nuestra organización no sirve para acusar a un partido con más de 200.000 afiliados.