Opinión

RESPIRA EL GOBIERNO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

El Frente Unitario de Trabajadores (F.U.T) postergó la movilización nacional que tenía programada para el 19 de enero, su dirigencia lo resolvió para evitar un mayor número de contagios del COVID 19 y su variante ÓMICRON.

Muy claro advierten que postergan y no suspenden sus actividades organizativas, puesto que han declarado el presente año como el año de la protesta social, con la resistencia ciudadana en marcha.

Calcula la dirigencia que ésta tregua sanitaria les dará tiempo para coordinar acciones con la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (C.O.N.A.I.E.)

Por cuerda separada, pero sin descartar una común asesoría desestabilizadora también están analizando la fecha para arrancar las movilizaciones indefinidas, que a no dudarlo serán coincidentes con la fecha del F.U.T.

El gran desestabilizador Leonidas Iza, es más radical y seguirá insistiendo en sus seis demandas encabezadas por la reducción de los precios de los combustibles que con seguridad el gobierno no la aceptará, como tampoco aceptará ninguna de las otras propuestas que van en contra de la filosofía aplicada por el gobierno.

También corren rumores que Yaku (Agüita) Pérez con la bicicleta y su inseparable saxofón también de incorporaría a las marchas.

Se vienen días difíciles para la estabilidad social del país y podría ser la primera prueba de fuego en sus ocho meses ejerciendo el poder, en los que ha tenido un gran desgaste por falta de preparación previa, el cumplimiento a cuenta gotas de sus ofertas de campaña y el continuismo burocrático que ojalá que no continúe con el reciclaje de funcionarios públicos.