Internacional

Rescatar cautivos de Sendero es paso para terminar terrorismo, según ministro

«Se trata de un trabajo que se desarrolla en el VRAEM desde hace mucho tiempo. No es un trabajo de pocas semanas sino desde hace varios años», explicó.

LIMA. El ministro peruano de Defensa, Jakke Valakivi, aseguró que el rescate de 54 personas, entre ellas 20 niños, que hasta la pasada semana estaban cautivos por Sendero Luminoso, es un escalón para terminar con la presencia de la organización terrorista en la zona selvática donde aún opera.

Valakivi señaló que los cautivos permanecían en condiciones de «esclavitud, con trabajos forzados y bajo amenazas de muerte», una situación que el Gobierno peruano «no puede permitir en ningún lugar de su territorio nacional».

El ministro ofreció una conferencia de prensa a medios extranjeros para dar sus impresiones sobre la liberación, acompañado por el viceministro de Políticas para la Defensa, Iván Vega, quien encabeza la brigada especial que logró el rescate en la operación «Reencuentro 2015».

Los rescatados se encontraban en un campamento situado en el distrito de Pangoa, que los senderistas denominan «centro de producción» porque sus mujeres eran utilizadas para cultivar alimentos, criar animales, tejer ropa y procrear niños que posteriormente eran incorporados a la actividad militar, según Vega.

Los liberados, en su mayoría de la etnia indígena asháninka, se encuentran actualmente albergados en la base policial de Mazamari, centro de operaciones de las Fuerzas Armadas para combatir al remanente de Sendero Luminoso, que todavía opera en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

Valakivi consideró que el rescate fue posible gracias a «la conjunción del esfuerzo del equipo humano que lidera estas operaciones y a las adquisiciones de equipos y vehículos realizadas en los últimos años por el Gobierno peruano para las Fuerzas Armadas, como helicópteros».

«Se trata de un trabajo que se desarrolla en el VRAEM desde hace mucho tiempo. No es un trabajo de pocas semanas sino desde hace varios años», explicó.

El ministro de Defensa señaló que el remanente de Sendero Luminoso que continúa operando está «evidentemente reducido», y además «en los últimos años está junto al narcotráfico con mayor afinidad».

El VRAEM es una zona extensa y escarpada en continuo «estado de emergencia» por ser también la mayor zona de los cultivos ilegales de hoja de coca de Perú, con 18.845 hectáreas a finales de 2014, según el informe de monitoreo de cultivos de coca de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Sendero está en la lista negra de narcotraficantes internacionales del Departamento del Tesoro de Estados Unidos al considerar que cobra impuestos por la producción y procesamiento de la coca, además de ofrecer transporte y protección armada a los traficantes que mueven largos cargamentos de cocaína al extranjero.

Sendero Luminoso es además el causante de la mayoría de los 69.000 muertos que dejó el conflicto interno entre el Estado y la organización terrorista desde 1980 hasta 2000, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). (Efe/ La Nación)