Opinión

¡Renuncia el cabezón!

Jorge Norero.

Estoy triste, apenado, muy preocupado,  Lenin, pobre Lenin quien te cantará ahora? Quién le pondrá emoción,  pasión, euforia, a los momentos aburridos que producen escuchar a tantos burócratas tecnócratas y cínicos….

Ya no saldrá de sus propios recursos, contratar a asesores, organizar viajes de millonarios a Suiza, se pierde de vuestro entorno, a este gran gourmet, catador de finos vinos y bebidas espirituosas, hombre de glamour que encantaba a Pilarcita, a las INA, al Sebastián, a la María Paula, en fin el mono era una ricura…

Quién tendrá ahora la capacidad creativa, de hacer buenos negocios de las empresas públicas,  será Otto y Jaime quienes se encargarán de tan fastidiosas actividades?

Habrá cobrado esos cuantos dólares que le rogaba al mashi Correa ordene le paguen a través de la encantadora Pamela?

Que pena Lenin, pierdes a tu mejor hombre, al más brillante, honesto, patriota, transparente, y sacrificado ciudadano. Se te fue el cabezón, será?
Semper fidelis.