Opinión

El rentable negocio de invertir en emprendedoras

Existe el estigma o la idea errA?nea de que un negocio no puede ser rentable y, al mismo tiempo, generar un impacto social. Sin embargo, el emprendimiento siempre ha sido una fA?rmula indiscutible para generar riqueza y tambiA�n una manera de que aquellos sin recursos pero con una gran idea puedan salir de la situaciA?n de pobreza en la que viven. En este sentido, debemos trabajar para desmentir dos mitos: primero, que quienes viven bajo el umbral de la pobreza tienen falta de habilidades y segundo, que emprender es algo exclusivo de personas con determinadas aptitudes, porque nadie es mA?s apto que una mujer de Nicaragua con una familia a la que sacar adelante.

En estos A?ltimos aA�os en los que el emprendimiento, la innovaciA?n social yA�el empoderamiento de la mujer estA?n en auge, han surgido iniciativas, empresas y proyectos que impulsan cambios y crean riqueza para todos. Y no solo eso, sino que grandes empresas internacionales estA?n tambiA�n trabajando por cambiar su filosofA�a corporativa para adecuarla a un modelo mucho mA?s sostenible. Sin duda, es un primer paso en un largo camino que queda por recorrer.

En materia de emprendimiento, segA?n el A?ltimoA�Informe Especial GEM sobre Emprendimiento Femenino (2017), la brecha entre mujeres y hombres emprendedores estA? disminuyendo considerablemente. En los A?ltimos dos aA�os la actividad emprendedora de las mujeres de todo el mundo ha aumentado en un 10%, un porcentaje mA?s alto si observamos la tasa de mujeres emprendiendo por necesidad econA?mica, que supera en un 20% a la de los hombres. No obstante, en los paA�ses con economA�as innovadoras donde el nivel de educaciA?n es mA?s elevado, las mujeres emprenden por oportunidad casi en un 80%.

Los datos de emprendimiento femenino varA�an de forma considerable en funciA?n de la economA�a de cada paA�s y su desarrollo. La TEA (Tasa de Actividad Emprendedora) femenina va desde el 3% en paA�ses como Alemania, Italia y Francia al 37% de Senegal. Solo en cinco paA�ses del sudeste asiA?tico y AmA�rica Latina, el porcentaje de emprendedoras es igual o superior al de los hombres. En general, a medida que aumenta el nivel de desarrollo, el nA?mero de negocios establecidos por mujeres disminuye, lo que a su vez aumenta la brecha de gA�nero.

En este sentido, aunque la realidad de la mujer es diferente dependiendo del lugarA� en el que se encuentre a��estadA�sticamente y en todo el mundoa�� las mujeres a las que se les ha concedido un prA�stamo para crear o madurar un proyecto, lo devuelven de manera mA?s responsable que el hombre. Existen varias razones, pero la principal es que demuestran mA?s sensibilidad ante los compromisos. Entonces, A?cA?mo se explica que un 52% de las mujeres en el mundo (segA?nA�Global Findex Database) no tengan acceso a los servicios financieros tradicionales para emprender?

Las estadA�sticas no mienten. Invertir en mujeres emprendedoras es un negocio rentable. En primer lugar, porque existe un gran nicho, es decir, mA?s de la mitad de la poblaciA?n son mujeres y, a su vez, de todas aquellas que desean emprender casi ninguna obtiene financiaciA?n para desarrollar su proyecto o idea.

En segundo lugar, cuando una mujer logra emprender y obtiene mayores ingresos, su entorno mejora, ya que actA?a como motor social y econA?mico. Existe lo que llaman el a�?cA�rculo de influencia de una mujera�?A�(mujer, familia y comunidad),A�lo que se refiere al impacto que el propio bienestar econA?mico de esta tiene tanto en su familia como en su comunidad.

Alejandro de LeA?nA�es fundador de Microwd, un proyecto que conecta mujeres emprendedoras en LatinoamA�rica con ahorradores en EspaA�a que buscan rentabilidad econA?mica e impacto social.

(El PaA�s)*