Internacional

Renta familiar per cápita en Brasil alcanza un nivel récord en 2023, con 355 dólares

RÍO DE JANEIRO, La renta familiar media per cápita (por persona) en Brasil subió un 11,5 por ciento en 2023 y llegó a un récord de 1.848 reales al mes (355 dólares actuales), el mayor nivel alcanzado jamás y superior al anterior récord, de 2019, cuando alcanzó los 1.744 reales (335 dólares), informó hoy viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según el IBGE, el aumento de la renta familiar media per cápita en Brasil el año pasado, coincidiendo con el regreso a la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, se debió al calentamiento del mercado de trabajo, con más personas empleadas y aumento de los salarios.

Otras fuentes también contribuyeron al avance del indicador, como la renta e iniciativas sociales como el famoso programa Bolsa Familia.

«Además del crecimiento del beneficio medio de este programa, hubo una expansión del porcentaje de hogares que se benefician de él», apuntó el instituto.

El IBGE apuntó que la Bolsa Familia alcanzó el año pasado el 19 por ciento de los hogares brasileños, es decir, casi uno de cada cinco, alcanzando el mayor nivel jamás registrado.

En términos absolutos, el resultado significa que 14,7 millones de hogares, de un total de 77,7 millones de direcciones, tuvieron beneficiarios de esta renta el año pasado.

El IBGE destacó que la Bolsa Familia mantuvo el valor mínimo de 600 reales (unos 120 dólares) en 2023, con la inclusión de nuevos beneficios de acuerdo con la composición familiar. Esto aumentó el valor medio de las transferencias.

Según el instituto, el porcentaje de familias beneficiarias de la Bolsa Familia fue del 16,9 por ciento en 2022. Es decir, 2,1 puntos porcentuales por debajo del nivel alcanzado por el programa reformulado en 2023.

Además de la Bolsa Familia, el IBGE aseguró que el aumento real del salario mínimo también puede explicar el comportamiento de la renta per cápita. En este sentido, el salario mínimo influye no sólo en las rentas del trabajo. También repercute en las pensiones y en prestaciones como los subsidios que se pagan a los discapacitados y a las personas con bajos ingresos.

Según el IBGE, las transferencias han contribuido a aumentar la renta de las capas más pobres de la población, evitando el aumento de la desigualdad. Esto puede ilustrarse con el índice de Gini, que fue de 0,518. En 2023, la desigualdad de renta medida por el indicador se mantuvo en el nivel más bajo de la serie iniciada en 2012 en Brasil, destacó el instituto.

El año pasado, la renta media per cápita aumentó en las cinco principales regiones del país. El Sudeste, la región más rica, registró el valor más alto (2.237 reales, unos 430 dólares), y el Nordeste, la más pobre, el más bajo (1.146 reales o 220 dólares).

Fuente:  XINHUA