Ciencia

Remedios naturales para los síntomas de la menopausia

El uso de plantas medicinales para aliviar algunos de los síntomas de la menopausia,  es cada vez más frecuente.

ESPAÑA. Cerca de 13 millones de mujeres en España tienen más de 45 años. A esta edad empieza la perimenopausia o el periodo en que la función ovárica comienza a disminuir y se manifiestan los primeros síntomas del climaterio femenino.

 Para sobrellevar los sofocos, los trastornos del sueño, la irritabilidad y las alteraciones del ánimo propias de esta etapa, muchas afectadas optan por las terapias naturales, como la fitoterapia. En este artículo se describen qué plantas pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas habituales de la menopausia.

Con motivo del Día Mundial de la Menopausia, Rafael Sánchez Borrego, presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), declaraba que los síntomas vasomotores que causan los sofocos son los más frecuentes y “afectan al 70% de las mujeres que están en el climaterio”.

 Y también aseguraba que para aliviarlos, los últimos datos indican un auge en el consumo de terapias complementarias. De hecho, desde la AEEM señalan que el 35% de las mujeres recurre a las terapias naturales sobre todo para hacer más llevaderos los sofocos.

La más utilizada es la fitoterapia o fitoestrógenos, grupo de sustancias de origen vegetal que son estructural o funcionalmente similares a los estrógenos.

Aunque la menopausia se establece después de 12 meses sin regla, años antes la mujer ya manifiesta molestias

Pese a que hoy en día existen fármacos eficaces que alivian los molestos síntomas relacionados con el fin de actividad hormonal ovárica, el empleo de extractos o plantas medicinales aumenta. Para algunas afectadas puede ser una ayuda sana, natural y barata para problemas leves.

 Sin embargo, aunque no hay que menospreciar su valor curativo, los especialistas insisten en que, por naturales, no están libres de efectos secundarios. Para calmar la ansiedad e irritabilidad son beneficiosas la pasiflora, la valeriana y la milenrama; también infusiones de lúpulo y lavanda o de flores de naranjo y melisa. (Internet/ La Nación)