Opinión

Relevo en la Embajada de US.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Ya está anunciado el remplazo del Embajador Michael J. Fiztpatrick, como embajador de US. en Ecuador, luego de cinco años de haber ejercido como embajador plenipotenciario de los Estados Unidos de Norteamérica…

Ojalá esté pequeño mensaje pueda llegar a su conocimiento, porque quiero agradecerle a nombre de los buenos ciudadanos del Ecuador, por su extraordinaria e invaluable gestión, administración y ejecutorias, desempeñadas en un momento fundamental de nuestra historia política y en esta gravísima crisis generada por el narcoterrorismo, la narcopolítica y la corrupción en nuestra Nación.

Fueron sus declaraciones acerca de los narcos generales, la revocatoria de visados para ingresar a US. de algunos políticos, empresarios y mafiosos, lo que hizo que la sociedad ecuatoriana despierte, de ese estado catatónico y/o escapolaminado, en que perversamente políticos y criminales, nos mantuvieron por casi dos décadas.

Y aunque sus declaraciones pudieron parecer en su momento, una grave intromisión en los asuntos internos, a partir de ese momento en que cae el velo de la hipocresía, impunidad y grave corrupción estructural, el Ecuador y sus instituciones despiertan a una realidad perversa y terriblemente cruel, violenta y apocalíptica…

Fiztpatrick se convierte en el campanero, que enciende las alertas para sacudirnos de esa inercia, somnolencia inducida, por toda una mafia asociada a políticos y narcotraficantes, cuyo principal objetivo, fue penetrar las principales instituciones democráticas, someterlas, captarlas, para luego infiltrarse en las Fuerzas de Seguridad, para que se conviertan en fuerzas de papel, dejando que las mafias se tomen las fronteras, aeropuertos, puertos, territorios, etcétera, para que Ecuador, se convierta en el segundo exportador mundial de drogas luego de Colombia.

Haber tenido la fortaleza, para destapar desde su posición como embajador, la caja de Pandora, construida por el principal grupo terrorista y de corrupción los Correístas, es indudablemente una acción que el Ecuador, siempre agradecerá al embajador saliente, y debería el Presidente Daniel Noboa Azin, condecorar con la máxima presea instituida por la diplomacia y el Estado, para este ciudadano del mundo, que siempre vamos a tener presente en nuestra historia contemporánea.

Gracias Embajador Fiztpatrick, que Dios los bendiga a usted y su familia, así como a los Estados Unidos, por la ayuda permanente en el combate contra los corruptos, narcoterroristas y enemigos de la libertad, justicia y la seguridad.
Semper Fi.