Opinión

¡REGRESA RÁFICO!

Henry Rafael Silva Viteri

henry.silvaviteri66@gmail.com

Los ecuatorianos estamos felices porque el expresidente Rafael Correa nos amenaza con volver, ha demostrado que es un hombre valiente, que su “hombría” (¿?) está por encima de todas las cárceles y de los “corruptos” jueces y fiscales que lo acosan y lo persiguen políticamente, ¡qué malos! si él es inocente y nos lo demuestra día a día que no sabe nada y que no se acuerda de nada.

Y se preguntarán ustedes por qué estamos felices, bueno… son muchos los motivos; primero porque tuvo la hombría (¿?) de declarar a Telesur el canal de las grandes mentiras que va a volver al Ecuador, viene a decir “presente en este país lleno de envidiosos, pusilánimes y mediocres”, y tiene razón, los que lo siguen califican como envidiosos y acomplejados borregos que eran unos muertos de hambre y ahora son los nuevos ricos; pusilánimes, así mismo los mafiosos de su banda que “muestran poco ánimo y falta de valor para emprender acciones, enfrentarse a peligros o dificultades o soportar desgracias” (de acuerdo a lo que dice el diccionario) ya que han tenido durante la década podrida el poco ánimo para mejorar las condiciones de vida de los ecuatorianos, les ha faltado el valor para tomar acciones en beneficio de todos, solo se ha favorecido la mafia verde flex; no han sabido los bandoleros de AP enfrentar los peligros y dificultades producidos por sus malos manejos.

En segundo lugar estamos contentos porque apenas se baje del avión irá de huésped a la cárcel de Latacunga a hacerle compañía a su compañero boy scout Vidrio, así tendremos la oportunidad de visitarlo y llevarle como obsequio una pistola para que se pegue un tiro no por los 20 centavos que se robó sino por los millones robados en juicios truchos, negociados con los chinos, lavado de dinero con el Sucre de los venezolanos, con los millones recibidos por los narcos para que saque a los norteamericanos de la base de Manta y la compra de radares chinos que no funcionan, por los millones que desaparecieron en carreteras que se deshacen y contratos con sobreprecios con Odebrecht; también le podríamos llevar una soga para que se cuelgue ya que es una tradición familiar.

En tercer lugar lo invitaríamos a hacer un recorrido por las provincias del Ecuador para que reciba una buena lluvia de huevos y a ver si se pone a trabajar vendiendo los huevos que recibe y llegando a Cuenca lo vamos a invitar al concierto de Paquita la del barrio que le dedicará su canción preferida “Rata de dos patas”.

Le vamos a dar una cena de sardinas para que se acuerde de todo lo que ha hecho y no ande diciendo que no se acuerda y a esa cena la invitaremos a la Gaby para que le prepare el postre preferido de los nuevos ricos “queso de KK”