Tecnociencia

Registran el primer caso de un cocodrilo hembra que se quedó preñada sin ayuda de un macho

La naturaleza es un pozo insondable de hallazgos extraordinarios. La última demostración ha tenido lugar en Costa Rica. Un grupo de científicos ha registrado en el país centroamericano el primer caso de un cocodrilo hembra que ha conseguido engendrar un feto sin tener contacto con un macho. Este feto, que nació muerto, era idéntico a ella en un 99,9%. Es lo que los científicos han bautizado como «nacimiento virgen» o «nacimiento virginal».

El hallazgo, que ha sido publicado en la revista Biology Letters por un grupo internacional de investigadores del Instituto Politécnico de Virginia (Estados Unidos), va un paso más allá y sugiere que los antepasados de los cocodrilos, los dinosaurios, también podrían haber sido capaces de reproducirse por sí solos.

«En las últimas dos décadas, ha habido un crecimiento asombroso en la documentación de la partenogénesis facultativa [el proceso por el que un óvulo se convierte en embrión sin ser fecundado] de vertebrados. Este modo reproductivo inusual se ha documentado en aves, reptiles no aviares, específicamente lagartijas y serpientes, y peces elasmobranquios», detallan los investigadores en el estudio.

Sin embargo, nunca se había registrado y documentado en cocodrilos. «Este descubrimiento ofrece información tentadora sobre las posibles capacidades reproductivas de los parientes arcosaurios extintos de los cocodrilos y las aves, en particular los miembros de los pterosaurios y los dinosaurios«, subrayan.

Arriba, la hembra de cocodrilo; abajo, el feto de cocodrilo que engendró sin ayuda de ningún macho.

La hembra de cocodrilo americano protagonista de esta asombrosa historia se encontraba sola en un zoológico desde el año 2002, a donde llegó con sólo dos años de edad. No fue hasta 2018, 16 años después, cuando el personal del zoológico Parque Reptilandia de Puntarenas (Costa Rica) descubrió 14 huevos.

La sorpresa fue aún mayor cuando se dieron cuenta de que uno de los huevos contenía un feto que se había formado por completo. «De los 14 huevos puestos, siete parecían ser fértiles y fueron incubados artificialmente», narran los científicos en el estudio. «Tras tres meses de incubación, los huevos no eclosionaron, así que se abrieron para evaluar su contenido […] Se encontró que un huevo contenía un feto no viable completamente formado», añaden.

Así, tras analizar el ADN extraído del corazón del feto y de la piel mudada de la madre, descubrieron que ambos coincidían casi por completo «Se encontró que la descendencia tenía genotipos idénticos a los de la madre en más del 99,9% de sus loci homocigóticos, lo que demuestra una falta de alelos paternos». Es decir, que el feto no tenía padre.

Los científicos subrayan que la partenogénesis es un proceso muy extraño que se da en algunos animales cuando se encuentran en situaciones muy desfavorables, en las que existe cierto grado de estrés o falta de parejas con las que reproducirse. Es más, el caso de la hembra cocodrilo costarricense también deja entrever que este proceso reproductivo también podría darse incluso ante la presencia de machos.

«Estos hallazgos sugieren que se debe evaluar la viabilidad potencial de los huevos cuando los machos están ausentes. Además, dado que la partenogénesis puede ocurrir en presencia de parejas potenciales, los casos de partenogénesis en cocodrílidos pueden pasarse por alto cuando la reproducción ocurre en hembras que cohabitan con machos», finalizan.

Fuente:  EL ESPAÑOL