Opinión

REFORMAS AL CODIGO DEL TRABAJO

Dra. María Delia Aguirre

La propuesta de reformas al Código del Trabajo, no fueron lo que yo esperaba, en algún momento llegué a pensar que era una reforma integral del Código, convirtiéndolo en Ley Orgánica; es decir, que se le elevaba la categoría de Ley Ordinaria a Ley Orgánica, la segunda en orden jerárquico luego de la Constitución de la República; pero no fue así, que decepción, a continuación les detallo las reformas expuestas por el Presidente de la República, Rafael Correa, el pasado sábado convulsionado de mi ciudad; peor luego de las pacíficas marchas en todo el país que se desarrollaron el pasado miércoles.

Las reformas importantes son:

–  Eliminación del contrato a plazo fijo, disponiendo que todo contrato que supere el período de prueba de 90 días pase a ser de carácter indefinido. Con esto se elimina la figura del desahucio solicitado por el empleador y solo el trabajador podrá solicitar el desahucio, para lo cual bastará con la notificación escrita y directa que realice al empleador, con su voluntad de dar por terminado el contrato con por lo menos 15 de días de antelación a la fecha de terminación y el empleador deberá de pagar las indemnizaciones por desahucio o no?

–  Ampliación del despido intempestivo para las mujeres embarazadas –a dos años- y los dirigentes sindicales, en caso de que se produzca, se iniciará un proceso judicial muy sumario de 15 días en donde se dispondrá el reintegro del trabajador, estando el empleador obligado a aceptarlo, prevenido de las disposiciones del Código Integral Penal por desacato. En caso de que la parte trabajadora decida que no quiere regresar, se condenará al empleador al pago de un año de remuneración.

–  Creación del despido por discrimen a una persona en virtud de su orientación sexual o pertenencia a grupos vulnerables, como ancianos, indígenas, discapacitados, o afrodescendientes, el proyecto lo califica como despido intempestivo y le da las mismas consideraciones descritas en el párrafo anterior.

–  Creación de salarios para los gerentes generales o altos directivos, que no podrán ganar más que el monto resultante de multiplicar la remuneración más baja percibida dentro de una empresa, por el valor que anualmente establezca el Ministerio de Relaciones Laborales, para lo cual se elaborarán escalas remunerativas.

–  Establecen un límite al monto de utilidades que perciban los trabajadores, las cuales no podrán exceder de 24 salarios básicos unificados (actualmente US$ 8,160). Los excedentes del 15% irán  al IESS, para financiar las pensiones jubilares de los trabajadores autónomos y de las amas de casa. El cobro de las utilidades no pagadas oportunamente se lo realizará por la vía coactiva.

–   Opción que la decimotercera y decimocuarta remuneración podrán ser pagadas mensualmente a pedido del trabajador.

–   Establece que los directivos del Comité de Empresa serán electos mediante votaciones universales, directas y secretas, donde podrán intervenir como votantes todas las personas trabajadoras de la empresa, sindicalizadas o no.

La defensa del señor Presidente y del señor Ministro de Trabajo sobre estas reformas ha creado mucha polémica en los sindicalistas, opositores al régimen llamado ‘tira piedras’, que anteriormente fueron aliados y simpatizantes de la ‘Revolución Ciudadana’.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor