Ciencia

Reducir azúcar no es antídoto contra la obesidad

La clave para derrotar a la obesidad consiste en aumentar el nivel de ejercicio para quemar calorías.

BOGOTÁ. El especialista colombiano en medicina del deporte John Duperly opinó que la reducción del consumo de azúcar recomendada por la OMS va a tener escasa incidencia en el combate contra la grave epidemia de obesidad que padece el mundo, pues no apunta a su causa fundamental: el sedentarismo.

Un año después de haberlo planteado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó esta semana que la ingesta de azúcar de niños y adultos sea menor a un 10 % del total de calorías que consumen por día y sugirió una reducción a menos del 5% si se quieren beneficios adicionales para la salud.

Las directrices de la OMS tienen por objetivo orientar a los Gobiernos sobre cómo reducir problemas de salud pública. Concretamente en el caso del azúcar apuntan a la obesidad y la caries dental.

Sin embargo, Duperly se muestra muy escéptico respecto a los posibles resultados positivos de esta decisión de la OMS en lo que tiene que ver con problemas como el sobrepeso y obesidad, disparadores de enfermedades como la diabetes y la hipertensión.

En América Latina, según la FAO y la Cepal, el 23% de los adultos es obeso y un 38% tiene sobrepeso, mientras que en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de ese país, casi dos terceras partes de la población tienen exceso de peso y más del 30% padece obesidad.

Al anunciar este miércoles la nueva recomendación, Francesco Branca, director del departamento de Nutrición y Salud de la OMS, dijo que un 10% de todas las muertes en el mundo está relacionado con la dieta alimentaria. “No sabemos exactamente cuál es la incidencia directa de los azúcares, pero sabemos que es muy importante”, agregó.

Para Duperly, la recomendación de la OMS encierra solo “verdades parciales” y está basada en unas evidencias científicas respecto a la relación entre el consumo de azúcar y la obesidad que en su mayoría son de “nivel intermedio o bajo”.
En el caso de la obesidad la causa “no está fundamentalmente en la comida, sino en el sedentarismo”, subraya este médico internista con 25 años de experiencia en tratar a personas obesas y a deportistas. (Internet/ La Nación)