Opinión

REDES SOCIALES Y LA ARMADA

Comandante Raúl Hidalgo/ Guayaquil

Las redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram y otras son públicas; WhatsApp privada porque los mensajes van dirigidos de persona a persona o grupo. Lo importante es entender que cada día crece aceleradamente en número de personas y el tiempo que permanecen conectados escaneando sin parar mensajes cortos que les interesa. Algunos sociólogos y psicólogos dicen que los mensajes que más se propagan son los que impactan en las emociones como la alegría, el miedo, la tristeza o el enojo, esto es aprovechado por personas que generan noticias falsas o fake news.

También aparecen personas con diferentes intereses, influencer, que ejercen influencia sobre un número importante de sus seguidores, algunas con sanas intenciones y otros con la certeza de generar desconcierto y caos entre los ciudadanos de una nación para oponerse o destruir a las instituciones del Estado.

Los ecuatorianos estamos inmersos en las redes sociales, ocupan parte de nuestro tiempo, una de las instituciones que ha sido atacada últimamente con intensidad, por influencer, son las Fuerzas Armadas (FF.AA.), por lo que es importante enfocar este tema para analizar cómo enfrentar esta situación que debilita la institución y nación.

La doctrina militar define dos términos: Información que es cualquier rumor, indicio o noticia que debe ser tomado encuentra para análisis, no constituye un argumento válido para la toma de una decisión; Inteligencia es el resultado de un proceso del análisis de informaciones contratadas y verificadas, constituye la base fundamental para tomar una decisión.

Con la velocidad que circulan las informaciones verdaderas o falsas por las redes sociales, que afectan a las FF.AA., es imprescindible la actualización de la doctrina militar referente a este tema. ¿Las FF.AA. deben o no usar las redes sociales para difundir sus actividades?, opino que, si deben hacerlo, ya lo están haciendo, pero debe incrementar esta actividad porque es la manera de enfrentar tanta desinformación de los influencer que afectan su prestigio con mala intensión o solo por conseguir más seguidores.

He visto en estos días, videos e informaciones sobre las actividades que realiza la Armada en el cumplimiento de su misión de control del mar, existen buenos comentarios de ciudadanos que recién se enteran del trabajo que se realiza en el mar, otros refrescan su memoria, así mimo, habrá otros que les cause contrariedad y se opongan al control porque realizan o colaboran con actividades ilícitas como el narcotráfico, contrabando de combustible o pesca ilegal.

Bravo zulú (BZ) es un código que la Marina usa para calificar “excelente, bien ejecutado”, por lo tanto: BZ para la Armada por la demostración de su poder naval en disuadir y capturar delincuentes, embarcaciones y drogas en nuestro mar, y sus videos y mensajes que está publicando en las redes sociales. También, BZ, para la política comunicacional del Comando Conjunto y ministerio de Defensa.

Muchos ecuatorianos estamos en redes sociales, es nuestra responsabilidad no dejarnos llevar por noticias falsas o fake news de influencer con objetivos sombríos.