Tecnociencia

Recuperar el sueño el fin de semana puede engordar

El estudio analizó a 36 hombres y mujeres, jóvenes y sanos, a los que dividió en tres grupos con diferentes períodos de sueño durante 10 días

El primer grupo tuvo la oportunidad de dormir 9 horas cada noche, el segundo grupo se limitó a solo 5 y el tercero también a 5 horas pero de lunes a viernes, el fin de semana se les permitió dormir todo el tiempo.

El lunes, fueron reincorporados al horario del segundo grupo. Al finalizar el período de trabajo, los investigadores encontraron los siguientes resultados:

  • Ambos grupos privados de sueño comieron más después de la cena y aumentaron de peso durante el estudio, los hombres mucho más que las mujeres.
  • Los hombres privados de sueño mostraron un aumento del 2,8% en su peso y las mujeres un 1,1%.
  • Los hombres que durmieron durante el fin de semana mostraron un aumento del 3% en su peso y las mujeres un 0.05%.

Alteración y hormonas

Según los investigadores una de las razones por las que el grupo del fin de semana pudo haber sido más afectado es porque su ritmo circadiano, o reloj biológico, se había alterado, privando al cuerpo de ciertas hormonas.

Destacaron que aunque el tercer grupo podía dormir todo lo que deseara durante el fin de semana, tan pronto como volvieron a los horarios de sueño cortos el azúcar en la sangre se vio afectada.

Lo anterioe quedó demostrado en una mayor sensibilidad a la insulina, tanto en los músculos como en el hígado.

“Eso nos ayuda a entender por qué cuando no dormimos lo suficiente tenemos un mayor riesgo de padecer diabetes. Los horarios de sueño cortos conducirán a una incapacidad para regular el azúcar en la sangre y aumentaría el riesgo de enfermedad metabólica a largo plazo”, dijo Wright.

El síndrome metabólico reúne un conjunto de síntomas como nivel alto de azúcar en la sangre, presión arterial alta, grasa alrededor de la cintura y colesterol anormal. Estos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes.

Wright afirmó que sus hallazgos demuestran que el sueño insuficiente no es algo que pueda solucionarse descansando los fines de semana “Dormir poco durante 4 o 5 días seguidos no es algo de lo que podamos recuperarnos rápidamente, especialmente cuando se vuelve una rutina”.

Recomendaciones

Recomendaciones generales del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) para dormir

  • Recién nacidos: 16-18 horas al día.
  • Niños en edad preescolar: 11-12 horas al día.
  • Niños en edad escolar: por lo menos 10 horas al día.
  • Adolescentes: 9-10 horas al día.
  • Adultos (incluyendo adultos mayores): 7-8 horas al día.

Fuente: Repùblica