Tecnociencia

Recuperando la calidad de vida desde la sonrisa

La red de Odontología y Medicina Estética Vivanta emplea técnicas de última generación para rehabilitar piezas dentales

Quien no sabe lo que es no poder disfrutar de comer en condiciones, unas risas con los amigos o un beso sincomplejos con tu pareja, no sabe lo que se padece. Yo sí lo sé». Alberto, vecino de La Pared, un pueblo de sólo nueve habitantes de Albacete, vivió sin muelas durante muchos años. Vivanta, primera red de Odontología y Medicina Estética de Europa, le devolvió la posibilidad de disfrutar de esos pequeños placeres diarios que conforman la felicidad y la calidad de vida de una persona.

Miles de individuos en España, especialmente a partir de los 50 años, se ven imposibilitadas para disfrutar de una adecuada calidad de vida por culpa de su deterioro bucodental. Un deterioro que, cuando viene acompañado de un importante grado de atrofia maxilar, les desestima para recuperar su sonrisa mediante la implantología dental más convencional y les condena a usar dentadura postiza. O, desde hace unos años, a recurrir a centros especializados en implantología avanzada.

«En mi caso, ya no me quedaba ninguna muela y me resultaba imposible masticar la comida», relata Alberto. Como trabajador en un centro educativo con cerca de 400 alumnos, la ausencia de piezas dentales le generaba también otros problemas de confianza y autoestima. «Es duro cuando trabajas rodeado de tanta gente. Te tapas la boca para hablar, e incluso dejas de sonreír para no enseñar los dientes, por lo que tu apariencia deja de ser alegre. Y, al final, de tanto aparentarlo, directamente dejas de estar alegre».

Su situación cambió con la llegada a su vida de Fina, su pareja actual. «Supo de mi miedo al dentista, pero me animó y al final acudí». Fue a una clínica Vivanta en la localidad valenciana de Paterna, donde al ver su grado de atrofia maxilar lo derivaron a la Unidad Regenerativa de Alto Nivel que la red odontológica y de medicina estética tiene en Valencia. «Al ser de un pueblo pequeño de Albacete, necesitaba un centro especializado y tenerlo todo en una misma ubicación, sin tener que estar desplazándome a varios sitios».

En la misma fue atendido por el cirujano valenciano Luis Senís Segarra, director de la Unidad Regenerativa y especialista en implantología avanzada y resolución de casos complejos de atrofia maxilar. Alberto lo recuerda como «campechano y muy profesional, con esa visión global de la salud que tienen los cirujanos. Como médico, estudió mi problema, me presentó varias alternativas y me propuso mantener los dientes que me quedaban. Pero yo preferí rehabilitarme totalmente en un único paso. Ya estaba decidido. Hay veces que te das cuenta que lo más importante es la salud».

Regeneración ósea

Su caso era complejo, por lo que fue operado con anestesia general en un hospital de Valencia. «Me durmieron y no me enteré de nada», recuerda. La cirugía, una regeneración oral completa sobre implantes con estética inmediata, duró cinco horas. En la misma el doctor Senís optó primero por regenerarle la superficie ósea perdida por los años –y que hasta entonces le hacía apto únicamente para llevar una dentadura postiza-, y posteriormente colocar los implantes.

Al día siguiente, le colocaron las prótesis, hechas a medida para Alberto a pesar de ser aún provisionales, en su clínica de Paterna, y pudo dormir ya en casa con dientes nuevos. Del postoperatorio «ni me enteré», afirma. «No sentí ningún dolor y desde el principio, pude comer bien, aunque con los lógicos cuidados por tratarse de una prótesis provisional». En la operación el doctor Senís usó materiales autólogos –hueso extraído de la propia boca de Alberto– para regenerar las zonas con menos densidad ósea. De este modo se logró que el organismo no generara ningún rechazo, y redujo drásticamente el riesgo de inflamación, dolor o infección, así como el tiempo de tratamiento hasta la colocación de una prótesis ya definitiva.

Alberto recuerda con cariño el trato brindado por el personal de Vivanta. «Me operaron un martes y me estuvieron llamando a diario hasta el miércoles de la siguiente semana, incluso durante el fin de semana para comprobar si tenía cualquier tipo de molestia». Un trato al paciente que caracteriza el compromiso de la empresa con la calidad, tanto asistencial como en todos sus procedimientos clínicos y que le ha hecho merecedora de ser el único gran grupo odontológico y de Medicina Estética de Europa que cuenta con dos importantes certificaciones de calidad, la ISO 9001/2015 y la UNE-EN 179001/2011.

La Unidad Regenerativa de Alto Nivel que Vivanta ha implantado en Valencia permite tratar a todo tipo de pacientes que desean rehabilitarse la boca, incluso en casos complejos de atrofia maxilar severa, y devolverles la calidad de vida perdida a través de la boca. Buena fe de ello la da Alberto, que reconoce que «parece que he vuelto a nacer. Una cosa es contarlo y otra vivirlo. La gente no sabe lo que es el placer de disfrutar de una comida hasta que deja de poder hacerlo». Ahora Alberto lo hace a diario, con sus amigos y su pareja, y solo se arrepiente de una cosa. «No haberlo hecho antes».

Por: www.larazon.es