Internacional

Rebeldes empiezan a retirar armas del este de Ucrania

Kiev y sus aliados occidentales dicen que los rebeldes son financiados y armados por Moscú, y respaldados por unidades militares rusas en el terreno.

DONETSK. Separatistas prorrusos dijeron el martes que habían empezado a retirar armamento pesado de la línea de frente en el este de Ucrania bajo un acuerdo de alto el fuego, pero Kiev afirmó que los rebeldes estaban usando la cubierta de la tregua para recuperar fuerzas para otro avance.
Los combates se han reducido en el este de Ucrania en los últimos días, aumentando las esperanzas de que un cese al fuego que debía comenzar el 15 de febrero pueda entrar en efecto, después de que los rebeldes inicialmente lo ignoraran y atacaran una localidad en manos del Gobierno.

Después de tomar el centro ferroviario de Debáltsevo en una de las peores derrotas de la guerra para Kiev, los rebeldes respaldados por Moscú declararon que quieren que la tregua entre en vigor. Pero Kiev dice que los rebeldes todavía siguen disparando, algo que éstos niegan.

Los países occidentales no se han dado por vencidos sobre un acuerdo de alto el fuego que ponga fin a los enfrentamientos en los que han muerto más de 5.600 personas, pero han dejado claro que sospechan de los rebeldes y su presunto patrocinador, el presidente ruso, Vladimir Putin.

Los países europeos han advertido de nuevas sanciones económicas contra Moscú si los rebeldes avanzan más hacia el territorio que el Kremlin llama “Nueva Rusia”. Washington dice que podría armar a Kiev.
Basurin negó las informaciones del Ejército ucraniano de combates en el sudeste de Ucrania, y dijo que hubo “provocaciones” del lado del Gobierno, pero no enfrentamientos graves.

Pero el Ejército de Kiev dijo en un comunicado que las afirmaciones rebeldes de que estaban retirando armas eran “meras palabras vacías”.
“Al contrario, los grupos terroristas, haciendo uso del período de cese al fuego, están reforzando sus unidades e incrementando sus municiones”, agregó.

Sostuvo que uno de sus soldados había muerto y que siete resultaron heridos en las últimas 24 horas y repitió que no comenzará a retirar las armas a menos que los disparos se detengan.

“Apenas los combatientes implementen el cese al fuego por dos días completos, esa es la única señal para comenzar la retirada”, dijo el portavoz militar Andriy Lysenko en una sesión informativa, notando sin embargo que los combates habían disminuido.

El servicio de prensa de los separatistas DAN informó de 10 incidentes de bombardeos del Gobierno cerca del bastión rebelde de Donetsk. (Reuters/ La Nación)