Economía

Real brasileño cae a mínimos desde 2005 por escenario electoral.

El real brasileño se desplomó a mínimos luego de  nueve años y medio, mientras que la bolsa borró sus ganancias del 2014.

RIO DE JANEIRO. Los temores de los inversionistas a que la presidenta Dilma Rousseff derrote al candidato opositor Aécio Neves en la segunda vuelta electoral del domingo, serían la causa del desplome de la moneda.

El real retrocedió un 1,36 por ciento para cerrar a 2,5130 unidades por dólar, su nivel más bajo desde abril del 2005.

En tanto, el índice Bovespa cayó un 3,2 por ciento, a 50.732 puntos, por lo que pasó a operar con un resultado negativo de 1,5 por ciento en el año.

Los papeles que más terreno perdieron fueron los de las empresas que los inversores esperan que sufran más en caso de un segundo mandato de Rousseff: las acciones de los bancos Itaú Unibanco y Bradesco, al igual que las de la petrolera Petrobras, retrocedieron al menos un 4,5 por ciento cada una.

Las apuestas por un triunfo de Neves habían impulsado a la bolsa brasileña. Justo antes de la primera vuelta, que se realizó el 5 de octubre, el candidato de centro saltó desde el tercer lugar y logró llegar al balotaje contra Rousseff.

Neves, quien representa al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), ha prometido impulsar políticas más amigables con el sector privado, que puedan reactivar a la economía local.

Por su parte, la actual mandataria y candidata del Partido de los Trabajadores (PT) afirma que, de ser reelecta, su Gobierno continuará con las políticas que han sacado a millones de brasileños de la pobreza en los últimos doce años.

Poco después del cierre del mercado se dieron a conocer dos encuestas en las que Rousseff amplió la ventaja sobre Neves, las primeras en que se impone por una diferencia mayor al margen de error.

“El mercado no sabe hacia dónde apuntar en estos días previos a la elección”, dijo Glauber Romano, operador cambiario de la correduría Intercam, en Brasil. (Reuters/La Nación)