Opinión

Reactivación económica o destrucción económica

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Con la arrogancia y la prepotencia por el simple hecho de haber sido ratificado en sus funciones, el Ministro de Finanzas solemnemente  en una entrevista dio a conocer que: “Ecuador no va a reestructurar una deuda, que si puede pagar” (Aquí habría que hacerle la famosa pregunta: ¿Dónde está la plata?).

No se a quien quiere engañar con tamaña falacia, cuando hay una deuda calculada en $57.000 millones de la moneda más preciada del mundo y que un alto porcentaje del presupuesto del Estado se destina al pago del servicio de la misma.

Si la situación es tan boyante por que tiene que recurrir a mayores endeudamientos que sólo sirven para tapar enormes cráteres fiscales producto de la mesa desmantelada.

Acaso el orgullo socialista comunistoide no le permite refinanciar con organismos internacionales de crédito en condiciones más ventajosas los créditos caros conseguididos hasta ahora en la década robada.

Su proyecto en discusión de la Asamblea es tan malo que a parte de los cambios de nombre ya lleva 150 enmiendadas y todavía no entra a discusión del pleno.

El otro objetivo podría ser imponer más impuestos al patrimonio de los ecuatorianos  dentro y fuera del país, lo que acelerará más el proceso de pérdida de confianza a los inversionistas locales y foráneos.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.