Internacional

Raúl Castro, preocupado en misión diplomática estadounidense

Cuba ha denunciado que Washington utiliza su misión diplomática en la isla para impartir clases de periodismo e inglés a disidentes.

LA HABANA. El presidente cubano, Raúl Castro, dijo que su mayor preocupación en el proceso para relanzar las relaciones con Estados Unidos es que diplomáticos de Washington en La Habana sigan llevando a cabo actividades “ilegales” como fomentar y ayudar a la disidencia.

Castro aseguró que le trasladó la preocupación al presidente estadounidense Barack Obama cuando se reunieron en el marco de la Cumbre de las Américas en abril, un encuentro histórico luego de casi 60 años de hostilidades entre los viejos enemigos de la Guerra Fría que cortaron sus lazos diplomáticos en 1961.

Pero para avanzar en el proceso de acercamiento, aún deben resolver algunas diferencias, incluida una solicitud de Washington para que sus diplomáticos circulen libremente por la isla caribeña, y el reclamo de Cuba para que sea eliminada de una lista estadounidense de países que patrocinan al terrorismo.

“Lo que le manifesté a ellos (EEUU), al presidente (Obama) concretamente que lo que más me preocupa es que continúen haciendo cosas ilegales (…) por ejemplo, graduando periodistas independientes”, dijo Castro.
“Les dan (a disidentes) no sé cuántas clases, en pantalla, teleconferencias de los propios Estados Unidos. No sé si les dan título y por supuesto la correspondiente mesada (dinero)”, señaló Castro a periodistas.
Cuba ha denunciado que Washington utiliza su misión diplomática en la isla para impartir clases de periodismo e inglés a disidentes, que La Habana describe como “mercenarios” pagados por Estados Unidos para socavar al país.

Y sostiene que es una violación en las convenciones internacionales acerca de la diplomacia. Cuba controla los medios de comunicación, todos estatales, en la isla, y los opositores sostienen que bloquea los sitios web de los periodistas independientes que critican al Gobierno comunista.

La Habana y Washington han mantenido vínculos a bajo nivel con las aperturas en 1977 de las Secciones de Intereses en sus respectivas capitales, que pronto podrían instalarse como embajadas una vez restablecidas las relaciones. (Reuters/ La Nación)