Internacional

Raúl Castro agradece al papa apoyo en restablecimiento de relaciones con EEUU

El arribo de Francisco a la isla fue un día después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara medidas para flexibilizar el comercio, los viajes y la inversión con Cuba, en un esfuerzo por moderar el embargo económico sobre la isla.

LA HABANA. El Papa Francisco llegó el sábado a La Habana en el inicio de una gira por Cuba y Estados Unidos, dos viejos rivales que están superando más de medio siglo de enemistad y a los que pidió avanzar en su reconciliación para dar un ejemplo al mundo.

El arribo de Francisco a la isla fue un día después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara medidas para flexibilizar el comercio, los viajes y la inversión con Cuba, en un esfuerzo por moderar el embargo económico sobre la isla.

El Sumo Pontífice, que jugó un papel importante en el proceso de acercamiento de los viejos enemigos de la Guerra Fría, fue recibido en el aeropuerto por el presidente cubano, Raúl Castro. Los dos se estrecharon en un caluroso saludo entre vítores de los presentes.

“Animo a los responsables políticos a continuar avanzando por este camino y a desarrollar todas sus potencialidades, como prueba del alto servicio que están llamados a prestar a favor de la paz y el bienestar de sus pueblos (…) y como ejemplo de reconciliación para el mundo entero”, dijo el Papa en el aeropuerto de la capital cubana en su discurso de bienvenida.

Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos reabrieron sus respectivas embajadas en Washington y La Habana el mes pasado tras décadas de haber roto relaciones a raíz de la revolución izquierdista liderada por Fidel Castro en 1959.

Castro y Obama se estrecharon las manos durante la Cumbre de las Américas en un momento histórico. Más tarde, Washington retiró a Cuba de una lista de países auspiciantes del terrorismo, un viejo reclamo del Gobierno cubano.

Debe cesar “bloqueo”

Castro, quien agradeció al Papa su mediación para el restablecimiento de relaciones, reiteró que debe completarse el proceso con el levantamiento del embargo comercial que pesa sobre la isla desde hace más de medio siglo, al que el Gobierno cubano culpa de los males de la economía.

“El restablecimiento de relaciones diplomática ha sido un primer paso en el proceso hacia la normalización de los vínculos entre ambos países que requerirá resolver problemas y reparar injusticias”, dijo Castro ante el Papa en el aeropuerto de La Habana.

“El bloqueo que provoca daños humanos y privaciones a la familia cubana es cruel, inmoral, e ilegal. Debe cesar”, añadió.

El teólogo de la liberación Frei Betto, un aliado cercano al Gobierno comunista, dijo que el Papa ya ha hecho bastante por el acercamiento entre los dos países y que Obama por sí solo no puede desmontar el embargo, algo que está en manos del Congreso, controlado por el Partido Republicano y poco proclive al acercamiento con Cuba.

“El Papa ya hizo demasiado como estadista muy discretamente, en un proceso muy sigiloso para ese acercamiento entre Estados Unidos y Cuba”, señaló en una rueda de prensa.

Muchos fieles esperan que Francisco pugne por un mayor respeto a los derechos humanos en la isla, de Gobierno unipartidista y que ha sido dirigido por los hermanos Castro desde 1959.

“Espero cambios económicos para mi país (…) mayor libertad de culto y religión, que se respeten más los derechos humanos de todas las ideologías en nuestro país”, dijo Sandro García, de 39 años, quien esperaba la llegada del Papa en la Nunciatura junto a un grupo católico que coreaba la oración del Padre Nuestro, al ritmo de son.

Aires de esperanza

Francisco será el tercer Papa que visita Cuba, tras la visita apostólica de Benedicto XVI en el 2012.

En las calles de la capital, donde se colgaron carteles dando la bienvenida a Francisco, los cubanos se preparaban el sábado para saludarlo en los 18 kilómetros que recorrerá en el papamóvil hasta llegar a la Nunciatura.

Muchos han llegado desde ciudades de Estados Unidos, principalmente de Miami, a donde emigraron en los primeros años de la revolución.

“La visita de Francisco a Cuba es un gesto maravilloso cuando ya se han restablecido las relaciones entre los dos países, una acción por la que hemos estado orando durante muchos años en Miami”, dijo a Reuters Mildrey Díaz antes de subirse a un auto clásico de 1953 para conocer la zona donde se ubicaría con otros feligreses para el recorrido del papamóvil.

El Papa oficiará misa el domingo en la histórica plaza de la revolución en La Habana, el lunes en la oriental ciudad de Holguín y el martes en Santiago de Cuba. El domingo por la tarde será recibido por Raúl Castro.

Hay especulaciones de que también podría reunirse con Fidel Castro, aunque no hay ningún encuentro contemplado en su agenda.

El Papa volará el martes a Estados Unidos para entrevistarse con Obama, participar en el Encuentro de las Familias y asistir a la Asamblea de Naciones Unidas. (Reuters/La Nación)