Actualidad

Ramírez destaca gratuidad y calidad en la educación

“Democratización y gratuidad con calidad son las claves de la revolución en Educación Superior que impulsa el gobierno de Ecuador”, mencionó el secretario de Estado.

QUITO. La inversión en educación superior en Ecuador subió del 1 al 2% del Producto Interno Bruto (PIB) lo que implica casi $ 14 mil millones en el periodo de gobierno 2007-2016.

Mientras que los países más desarrollados de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, conocido como el club de los países ricos) registran una inversión de 1,6% y América Latina se ha mantenido con un promedio de inversión del 1%. En este contexto, Ecuador es el país que más ha invertido en educación y lidera a nivel regional la inversión en ese rubro.

Ante ello, el secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), René Ramírez,  destacó que desde el inicio del gobierno del presidente Rafael Correa en Ecuador se realizó una apuesta ambiciosa que apuntaba por la educación como motor del cambio económico, social y democrático. “Tras nueve años de administración, ese impulso ha empezado a dar resultados cuantitativos y cualitativos, evidenciada en una transformación radical”, dijo Ramírez  al detallar los tres pilares que sostienen el cambio: la democratización, el incremento en el acceso al sistema educativo y la mejora de la calidad.

Además, Ramírez descartó que el gobierno limite la libertad para acceder a la universidad como han tratado de posicionar políticos de oposición. “El sistema hace un examen de aptitudes y da la posibilidad de poner toda la oferta a nivel de todo el país, de todas las carreras, de todas las universidades. El estudiante puede optar por todo el abanico de la oferta en el país. Esto es importante porque permite que la universidad ecuatoriana se transforme en un espacio de encuentro común, interclase (por la gratuidad), interetnia (porque todos pueden entrar), interregional (para eliminar el regionalismo que ha existido)”, detalló.

Esto conlleva, que las universidades dejen de ser locales para que se vuelvan nacionales, “se ha desmitificado el criterio de que el pobre es tonto y no puede entrar a la universidad, y se demostrado que tienen la misma capacidad, que lo que no tenían era recursos para poder entrar”, mencionó Ramírez.

Sobre la gratuidad, Ramírez aseguró que marca un antes y un después y que el 72% de estudiantes que entran a la universidad son la primera generación de su familia pobre que entra al sistema de educación superior. “Es decir, su mamá y su papá no estudiaron. Se ha multiplicado la matricula del 20% más pobre a la universidad, también de los indígenas, de los afroecuatorianos. Y eso es un cambio radical porque más educación para todos implica más democracia”, subrayó.

Con ello, para Ramírez, el Ecuador ha roto con un paradigma al garantizar la democratización de la educación (acceso) con responsabilidad y calidad de los estudiantes. Ecuador ha ampliado la tasa de matriculación, en educación superior hay 140 mil cupos (4 puntos porcentuales). “El gobierno promueve la entrega de becas para los estratos más pobres, denominadas Eloy Alfaro (en memoria del líder de la revolución liberal), para incentivar que los jóvenes de ser posible traten de dedicar su tiempo exclusivamente a estudiar”, indicó.

Paralelamente, el gobierno ha promovido la mejora de la calidad de todo el sistema. “Cuando inició la reforma, el 70% de profesores tenían licenciatura, en la actualidad, un 70% de docentes tienen maestría y doctorado. Se ha multiplicado por cinco la cantidad de PHD, se pasó del 30 al 65% de profesores a tiempo completo”, sostuvo.

 Adicionalmente, el secretario de Estado señaló que en Ecuador se ha registrado un cambio en la cultura de la meritocracia y la calidad de la educación. “Ahora el mediocre ya no es aceptado en la universidad, la comunidad exige que publique, que investigue, que dirija tesis, etcétera”, dijo Ramírez, al recalcar que en los últimos 4 años, Ecuador es uno de los países de la región que más ha incrementado la publicación en revistas indexadas. (VCV/ANDES/La Nación)