Opinión

QUINTO PUENTE

Dr. Ernesto Vernaza Trujillo/Guayaquil

Duerme, ronca pero soñamos se construya, una importante obra que beneficiaría directamente a las provincias de Guayas, El Oro, Los Ríos y Azuay, auparía a nuestros principales productos de exportación como banano y camarón, ahorraría USD 50 millones de dólares anuales a las empresas de transporte pesado, en llantas, gasolina y sobre todo una hora de tiempo; descongestionaría la vía Perimetral de Guayaquil ya colapsada por el aumento progresivo del tráfico, evitaría que miles de camiones transiten por las calles de Durán y Guayaquil, eliminaría 42 kilómetros de carretera con posibilidad de enlazarse con otros ejes viales que van a otros cantones del país, hacia el centro y norte del Ecuador.

Se trata del “Quinto Puente”, denominado así porque sería la quinta estructura de estas características que atraviese el río Guayas.
La obra, concebida en el gobierno del prófugo sentenciado por corrupto, no se ejecutó seguramente por la cantidad de coimas y sobreprecios solicitados por los progresistas del siglo 21. Hoy en día tiene 13 años esperando el sueño de los injustos, que de haber sido cotizada por Odebrecht estaría concluida de acuerdo a compromisos que hubiese llegado el tío de Glass, un conspicuo miembro de la Revolución Ciudadana, que lamentablemente se encuentra actualmente fuera de servicio.

Correa prefirió hacer un puente al norte de la provincia de Esmeraldas, un puente que termina donde comienza la selva colombiana, que no lleva a ninguna parte, con el único propósito de lograr que Ecuador se abastezca de droga, fabricada por sus coidearios.

Lasso ha ofrecido la obra, pero por el momento considera más apropiado dedicar su tiempo al metro de Quito.

¿Quién o quiénes se oponen a una obra de interés nacional?, sería interesante averiguarlo. La alcaldesa de Guayaquil solicitó la construcción del puente al presidente de la República durante la sesión solemne conmemorativa por los 486 años de la Fundación de Guayaquil.

El Viaducto Sur, tendría tres tramos, el primero corresponde a Guayaquil, representa el 70% de la inversión del proyecto, comprende la construcción de dos puentes; uno a la altura del estero Cobina, con 855 metros, y otro «El Puente Sur» sobre el río Guayas con 3.440 metros, considerado el puente más largo del Ecuador. El segundo tramo está ubicado en el cantón Durán, con 22 kilómetros, y el tercer tramo conectará todo el proyecto a través de un puente sobre el estero Mojahuevo, denominado así por la altura a la que llegan sus aguas en alta marea. Si lo hubiese descubierto el asambleísta José Serrano se llamaría estero moja cuello.

Con la ejecución de todas estas obras se logrará un crecimiento económico del país, se podrán comercializar productos ecuatorianos de manera ágil y oportuna aprovechando las necesidades de los mercados internacionales.

Esperaremos que exista una decisión política de realizar este puente a la brevedad posible, en un país donde los únicos puentes que se crean con frecuencia, son los puentes vacacionales.