Deportes

Quién es Wilmar Valdez, el nuevo hombre fuerte del fútbol sudamericano

Comenzó como relator de fútbol y llegó a dirigente máximo de la asociación uruguaya. Del Club Rentistas al trono de la Conmebol y la vicepresidencia de la FIFA en tan sólo 21 meses.

URUGUAY. Las detenciones por el escándalo en la FIFA pusieron a Wilmar Valdez en el trono de la Conmebol. La captura de Juan Ángel Napout en el hotel Baur au Lac de Zúrich le abrió las puertas del despacho presidencial de la Conmebol al uruguayo Wilmar Valdez, un periodista que escaló rápidamente desde los humildes pasillos del fútbol charrúa a las lujosas oficinas de la FIFA en Zúrich. En menos de dos años, se transformó en la figura más representativa de Sudamérica en el organismo que regula el fútbol mundial.

Valdez entró en el mundo del balompié de la mano de los micrófonos. En 1995, se convirtió en relator suplente de radio Continente de Uruguay. Tras deambular por otros medios locales, donde ejerció su pasión por la narración, se metió de lleno en el planeta dirigencial.

Creó un vínculo sentimental con el Club Atlético Rentistas. Si bien el nació en Tala, Canelones, frecuentó desde muy pequeño la casa de unos familiares que vivían en la General Flores, Montevideo, la zona de influencia del Bicho Colorado. Iba todas las noches al Carnaval en Rentistas, y como un hermano suyo empezó a jugar en las categorías menores del club, decidió colaborar con los juveniles.

 Escaló posiciones en la institución montevideana hasta llegar a ser presidente en 2004, cargo que ocupó hasta 2008. Luego continuó como vicepresidente y como su representante en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

En abril de 2014, cuando parecía que Oscar Curuchet, de Danubio, iba a alzarse como nuevo jefe del fútbol uruguayo, éste decidió bajarse de la candidatura y Wilmar Valdez dio la sorpresa. Fue elegido nuevo presidente de la AUF con 16 votos y una abstención. A partir de entonces, todo fue en ascenso para este ex relator.

A principios de este año, Valdez fue elegido vicepresidente tercero de la Conmebol en medio de la primera tanda de detenciones en Suiza y en pleno desmantelamiento del escándalo de corrupción de la FIFA, que propició la elección de un nuevo Consejo Ejecutivo en el fútbol sudamericano.

Quedó como vicepresidente segundo cuando el venezolano Rafael Esquivel, que también era presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, fue arrestado el 27 de mayo de 2015. Hace pocos días, cuando el chileno Sergio Jadue y el colombiano Luis Bedoya viajaron a Miami para entregarse a la Justicia estadounidense, tomó el lugar de vicepresidente primero. Y sin Napout, tomó las riendas.

La semana que viene habrá una reunión del Comité Ejecutivo de Conmebol, donde se decidirá si la ausencia de Napout es temporal o permanente. Todo apunta a que el paraguayo no volverá, por lo que Valdez quedará al mando.

En Uruguay están preocupados, porque la responsabilidad de Valdez de asumir el trono de la Confederación Sudamericana de Fútbol hasta 2019 lo obligaría a renunciar al de la AUF y provocaría una reestructuración en esta entidad. Lo cierto es que las detenciones lo empujaron a la cima, a la presidencia de la Conmebol. Y esto lo conduce a la vicepresidencia del fútbol mundial. De Rentistas a la FIFA, todo eso en sólo 21 meses. (INFOBAE)