Ciencia

Qué te aportan realmente los alimentos ‘light’

La mayoría de nosotros pensamos que si un alimento viene con la etiqueta de light colgando del envase, podemos comerlo tranquilos porque no engordará.

ESTADOS UNIDOS. Sin embargo, esto no es así realmente y, aunque sí es cierto que contienen menos calorías que las versiones no light, no dejan de ser alimentos muy calóricos que debemos consumir con moderación. Una experta en nutrición nos explica todo lo que necesitamos saber sobre ellos.

La legislación es muy clara al respecto: un alimento light es aquel que tiene un valor energético reducido y que aporta, al menos, el 30% de calorías menos que el producto de referencia. “Esta denominación puede hacerse en alimentos que reduzcan la grasa total, la saturada, el azúcar o la sal, en esa misma proporción”, apunta Martina Miserachs, dietista-nutricionista y Responsable Relaciones con la Industria de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN).

Si tu objetivo es perder peso, estos productos no son la mejor opción. “No porque un producto sea light quiere decir que vayamos a perder peso. Por supuesto, siempre va a ser mejor ir a esta opción que a la normal, si estamos siguiendo una dieta para adelgazar; pero, sin olvidar que, probablemente, van a ser unas calorías extra que podríamos evitar.

 No obstante, esto no quiere decir que los productos light no puedan ser compatibles con estar a dieta, siempre que ésta esté bien planificada y dependiendo de la composición del producto y de su frecuencia de consumo”, explica la experta.

Las salsas, las mayonesas, patatas fritas… Son productos que, como decíamos, siguen siendo muy energéticos a pesar de ver reducidas las calorías. Puedes incluirlos en tu dieta de forma ocasional, pero, si de verdad quieres cuidar tu alimentación, opta por productos básicos y saludables. “Lo que debe primar en la dieta son las frutas, verduras, el pan integral, las patatas, las legumbres, los cereales, etcétera”.

Además, la nutricionista nos recuerda: “Que sea light no quiere decir que sea recomendable su consumo habitual para una persona que tenga que controlar su peso. Si una bolsa de patatas fritas de las pequeñas nos aporta 161 calorías y su versión light unas 120/130; en efecto, estaríamos reduciendo sustantivamente las calorías, pero serían 100 calorías de más que sumar a tu aporte energético total.

De hecho, existen algunos estudios que apuntan en la dirección de que las personas que consumen productos light tienden a consumir más cantidad y con mayor frecuencia estos alimentos, de modo que, a la larga, terminan consumiendo más calorías”. (Internet/ La Nación)