Ciencia

¿Qué relación hay entre la insulina y la pérdida de grasa?

Somos lo que comemos, cada bocado que ingerimos genera una reacción en nuestro organismo que puede beneficiarnos o perjudicarnos.

ESTADOS UNIDOS. Si deseas mejorar tu composicióncorporal, especialmente la grasa abdominal, debes tomar en cuenta tu sensibilidad a la insulina.

La entrenadora personal de la ISSA con un master en Fitness Nutrition, Sascha Barboza, explica la importancia de controlar la sensibilidad de la insulina a la hora de perder grasa y mejorar la composición corporal.

La sensibilidad a la insulina es la relación entre la cantidad de insulina que se necesita producir para depositar cierta cantidad de glucosa.

Tienes una buena sensibilidad cuando sólo segregas una pequeña cantidad para transportar/depositar “x” cantidad de glucosa. Por el contrario, eres resistente a la insulina o tienes una sensibilidad insulina pobre cuando necesitas mucha más insulina para depositar la misma cantidad de glucosa.

Cuando tu sensibilidad a la insulina es baja o tienes resistencia a la insulina te cuesta muchísimo perder grasa porque es más probable que la mayoría de los alimentos que consumes se reserven en forma de grasa.

Una sensibilidad a la insulina pobre además de incrementar la acumulación de grasa e impedir el aumento de masa muscular causa otro tipos de problemas como: disminución de tu desempeño atlético, insomnio, cansancio extremo, mala recuperación luego del entrenamiento, mayor dolor muscular luego de entrenar, eres más propenso a padecer diabetes, triglicéridos etc.

El entrenamiento anaeróbico es absolutamente necesario para mejorar la sensibilidad a la insulina porque tus células musculares pedirán a gritos combustibles después de entrenar. Luego de entrenar tú sensibilidad a la insulina mejora notablemente en las próximas 24 horas.

 Al construir más músculo aumenta la demanda global de energía. Por cada 10% de masa muscular que aumentas, reduces aproximadamente un 11% la resistencia a la insulina.

Además, al aumentar músculo mejoran los niveles proteínas y enzimas implicadas en la señalización de la insulina (la capacidad que tome la insulina de unirse a la célula para permitir que la glucosa entre) y el almacenamiento de glucógeno.

Si ya fuiste diagnosticado con resistencia a la insulina, debes llevar una dieta especial baja en carbohidratos asesorada bajo un nutricionista de la mano con tu endocrinólogo. (Internet/ La Nación)