Tecnociencia

¿Qué hay de cierto en el truco de la cebolla en el calcetín para curar enfermedades?

Algunas personas creen que meter una cebolla en el calcetín mientras duermen les ayudará a curar muchas enfermedades. ¿De dónde viene esta creencia? Y, más importante aún, ¿es cierta?

El truco de dejar una cebolla en la habitación cuando estamos resfriados es un remedio típico de las abuelas sin ninguna evidencia científica. No obstante, hay motivos por los que incluso se puede llegar a entender el error de creer que funciona. Sin embargo, resulta mucho más difícil comprender por qué hay personas que introducen una cebolla en su calcetín para curar todo tipo de enfermedades. No solo los resfriados. En algunas webs puede leerse que ayuda a mejorar la circulación, a eliminar toxinas, a fortalecer el sistema inmunitario y, ojo, a mejorar el olor de pies.

No obstante, no existe la más mínima evidencia sobre la eficacia de este remedio. Supuestamente, es un truco basado en la unión de dos creencias, una con algo de respaldo científico y otra con ninguno.

En primer lugar, es cierto que la cebolla contiene sustancias beneficiosas para la salud, algunas de ellas con un poder antimicrobiano demostrado. ¿Pero por qué se decide meter la cebolla dentro del calcetín? Aquí es donde entra en juego esa segunda cuestión sin evidencia. Supuestamente, al poner este remedio contra el pie, se presionan 6 de los 12 meridianos por los que fluye la energía vital, conocida en la medicina tradicional china como qi, facilitando que su poder curativo fluya por el cuerpo. ¿Hay pruebas de que esto sea así? Ninguna, pero veámoslo con más detenimiento.

Una hortaliza con muchas propiedades

En realidad, la cebolla es un alimento muy beneficioso, eso no lo hemos negado en ningún momento. Es rica en agua y potasio y con un bajo contenido de sodio, por lo que se trata de un buen diurético, muy beneficioso para personas con hipertensión. También contiene unos compuestos, llamados polifenoles, con un gran poder antioxidante. Su contenido en azufre es el responsable de su mal olor, pero también de que sea beneficiosa para personas con tendencia a la formación de trombos. También contiene vitaminas B1, B2, B6, ácido fólico, niacina y vitamina C, y muchos minerales, como el fósforo, el hierro o el magnesio. Si a todo eso le sumamos su poder antimicrobiano, queda clarísimo que la cebolla es un alimento de lo más completo.

No obstante, debemos tener en cuenta que muchos de los superpoderes que se le asocian no son del todo ciertos. Por ejemplo, con respecto a su poder antimicrobiano, es verdad que se ha comprobado que los extractos de cebolla pueden atacar a bacterias como Staphylococcus aureusKlebsiella pneumoniae, o Bacillus cereus. Sobre todo los extractos procedentes de su piel. Pero hay que tener dos detalles en cuenta. El primero, que estas son bacterias, mientras que los resfriados, la gripe o la COVID-19, que son las enfermedades respiratorias para las que generalmente se piensa que es beneficiosa, las causan virus.

Por otro lado, incluso si se tratase de enfermedades causadas por bacterias, no es lo mismo aplicar un extracto de la hortaliza directamente sobre un cultivo de bacterias que meter toda la cebolla en el calcetín. Ni siquiera se obtendría el mismo beneficio al comerla, ya que las dosis de esos compuestos antimicrobianos son mucho más bajas en la cebolla completa.

¿De dónde viene el mito de su poder curativo?

Una forma interesante de sacar los mitos a relucir es viajar en el tiempo hasta encontrar su origen. En el caso de la cebolla, en el calcetín o aplicada de otra forma, todo empezó en la edad media y los siglos posteriores. De hecho, parece ser que durante los brotes de peste bubónica se ponían cebollas alrededor de las casas, para evitar que la enfermedad afectara a las personas que vivían en ellas. Por aquel entonces se creía que las enfermedades las causaban una especie de nubes de gas, llamadas miasmas, que eran respiradas por las personas sanas. Aunque, más que al respirarlas, se creía que se contraían al olerlas. Por eso, se pensaba que poner algo tan maloliente como una cebolla alrededor de las casas podría contrarrestar el olor de las miasmas.

calcetinesEl hecho de introducir la cebolla en el calcetín viene de una creencia de la medicina tradicional china. Crédito: Gabrielle Henderson (Unsplash)

¿Por qué se mete la cebolla en el calcetín?

La decisión de introducir la cebolla en el calcetín viene de la idea de que 6 de los 12 meridianos de la medicina tradicional china pasan por los pies. Por eso, se supone que los efluvios beneficiosos de esta hortaliza pueden circular a través de ellos y llegar a los diferentes órganos a los que se asocian.

Este qi o chi, que supuestamente fluye por los meridianos, es también la base de otras prácticas, como la reflexología o la acupuntura. No hay evidencia científica de la existencia de dichos canales. Por eso, tampoco la hay de que funcione de algo meter la cebolla en el calcetín.

Muchos defensores de esta práctica defienden que, si bien no hay estudios que la apoyen, sí que existen muchos testimonios. Y es verdad. Sobre todo, hay testimonios de personas con infecciones respiratorias, como la gripe, que se curaron de esta forma. Pero hay algo que debemos tener en cuenta. Al igual que ocurre con la homeopatía, una gripe tratada con la cebolla en el calcetín tarda siete días en curarse. Sin ningún tratamiento, una semana.

Por:  HIPERTEXTUAL