Tecnociencia

¿Qué es Copilot de Microsoft?

Se trata de  una herramienta de inteligencia artificial integrada en Microsoft 365 y diseñada para potenciar la productividad de los usuarios en el empleo de sus aplicaciones. Copilot se puede utilizar en toda la suite Office de Microsoft como Word, Excel, OneNote, PowerPoint o Teams, entre otras.

El objetivo de Copilot es cambiar la forma en la que las personas trabajan implementando el uso de la IA para completar una amplia variedad de procesos como crear documentos, elaborar presentaciones o resumir e-mails que, de otro modo, conllevarían más tiempo.

En otras palabras, Copilot ayuda a los usuarios a aumentar su productividad y emplear su tiempo de forma más eficiente.

Si trabajabas con Microsoft Office entre finales de los 90 e inicios de los 2000, seguro que recuerdas a Clippy, el popular y simpático ayudante animado concebido para ayudarte a ejecutar diferentes tareas.

Pues, a grandes rasgos, se podría decir que Copilot es la evolución acelerada de ese asistente virtual potenciado con IA de última generación.

Así funciona Copilot

Copilot funciona combinando un modelo de lenguaje natural (LLM) conocido como GPT-4, con los softwares de Microsoft y sus contenidos (documentos, contactos, chats, calendario, e-mails…). Aprovecha la tecnología de Chat GPT (que analiza, comprende y genera texto legible por humanos) y los datos de Microsoft Graph.

Microsoft Graph es la plataforma de desarrollo API (interfaz de programación de aplicaciones) que conecta diferentes servicios y dispositivos en la nube, es decir, permite a los usuarios colaborar y compartir datos.

A diferencia de otros LLM que recurren a datos genéricos de Internet, Copilot utiliza sus propios datos recuperados a través de Microsoft Graph para que los resultados resulten relevantes para el usuario.

Por ejemplo, si le pides a Copilot que redacte un mail para tu equipo de trabajo actualizando el estado de un proyecto concreto, la herramienta consultará la información de tus correos electrónicos, chats y documentos anteriores almacenados para crear un mensaje coherente incluyendo la información más importante.

El funcionamiento de Copilot es sencillo. Cuando un usuario lanza una pregunta al chatbot de Copilot mientras trabaja con una aplicación —por ejemplo, Word—, este envía los datos a Microsoft Graph, que analiza y da sentido a la consulta.

Posteriormente, los datos se envían al modelo de lenguaje Chat GPT que genera una respuesta y la envía de vuelta a Microsoft Graph para realizar las comprobaciones oportunas y conseguir así que sea lo más personalizada. Por último, Copilot muestra la respuesta al usuario dentro de la aplicación.

Necesitas una suscripción a Microsoft 365 para acceder a Copilot. Como hemos visto, esta nueva herramienta de IA está integrada con las aplicaciones de Microsoft 365, lo que significa que los usuarios pueden comenzar a emplearla de inmediato sin tener que descargarla por separado.

Para usar Microsoft 365 Copilot, simplemente debes activar el asistente dentro de cualquiera de las aplicaciones integradas de Office. Basta con buscar el icono de Copilot en el menú del software de Microsoft con el que trabajas y seleccionarlo.

Una vez que el asistente esté activo, el chatbot aparece como una barra lateral en la aplicación. Funciona a modo de chatbot, muy similar al de Bing o Chat GPT.

Para interactuar con él, tan solo necesitas introducir un mensaje y Copilot generará de forma automática una respuesta de acuerdo a la orden dada en lenguaje natural.

El secreto para exprimir al máximo el rendimiento de la IA de Copilot son las indicaciones que le das a la herramienta y la experiencia que aportas.

Es importante introducir instrucciones claras, precisas y directas para guiar los resultados que arroja la IA. Sin indicaciones debidamente pautadas, incluso la IA más poderosa sería incapaz de proporcionar los resultados esperados.

Debes saber que esta herramienta no es infalible y puede cometer fallos. Por tanto, siempre debes revisar el trabajo que te entregue.

Recuerda que tu juicio personal y tu experiencia profesional son el tamiz para asegurar un buen trabajo.

Fuente:  www.eldiario.net