Tecnociencia

Que debes saber en el Día Mundial del Agua

El agua es el recurso natural más preciado del planeta. Para 2050, la UNESCO estima que la demanda de agua a nivel mundial habrá crecido de 20 a 30 % respecto por encima del nivel actual de uso de agua. Aunque para millones de personas que viven en un ambiente urbanizado resulta cotidiano girar de una perilla para obtener agua, lo cierto es que el agua potable es cada vez más un bien al que sólo unos cuantos tienen acceso.

Un problema de clases

La escasez de agua no se trata de una carencia aleatoria, ni de un sesgo que depende de geografías o zonas de difícil acceso, sino de un derecho humano convertido en privilegio con un único indicador: el nivel de ingresos.

«Los más ricos suelen recibir servicios de agua, saneamiento e higiene de calidad a un coste bajo o muy bajo, mientras que los más pobres pagan un precio mucho más alto por un servicio de igual o menor calidad», afirma la UNESCO en su Informe Mundial, donde resalta que las personas con mayores ingresos son quienes menos padecen la falta de agua, mientras los pobres enfrentan esta problemática más a menudo.

Contrario a la opinión popular y según UNESCO, las personas pobres deben pagar de 10 a 20 veces más por agua que los ricos: «Las personas vulnerables y desfavorecidas, que normalmente no están conectadas a las redes de tuberías, sufren de manera desproporcionada de un acceso inadecuado a los servicios de agua potable y saneamiento, y a menudo pagan más por sus servicios de abastecimiento de agua que sus homólogos conectados».