Opinión

¿QUÉ CLASE DE PAÍS TENEMOS?

Mario Ponce Lavalle/,Quito

El país ve con estupor -y con alta dosis de indignación- la inversión de valores morales en la que lo han sumido políticos corruptos, amorales sin Dios ni Ley, carentes del mínimo sentido de la ética y de principios basados en el bien común…

Cualquier sociedad democrática, se sostiene en instituciones estructurales, encargadas de guardar el orden público, la sana convivencia y la protección de sus ciudadanos junto a sus patrimonios obtenidos con el esfuerzo de su trabajo; este es, un aspecto fundamental para que una sociedad se desarrolle en paz, con orden y en armonía, como corresponde al mundo civilizado del siglo XXI.

La Policía Nacional y las FFAA, son por tal razón, depositarias de la SAGRADA RESPONSABILIDAD de velar por la seguridad interna y externa de la Nación, constituida en esencia por sus ciudadanos… Y por ello, el Estado les entrega: armas, infraestructura y leyes, que les habilitan al USO LEGÍTIMO DE LA FUERZA, cuando de proteger la vida y/o los bienes de sus ciudadanos se trata…

Hoy, sin embargo, parece que aquellas leyes estuviesen hechas para PROTEGER PRIMORDIALMENTE AL DELINCUENTE. Usted no puede siquiera, llamarlo como tal, aun cuando lo vea traficar droga, o asaltar a bienes y personas con armas en la mano- pues será usted, querido ciudadano, quien puede quedar enjuiciado, a manos de abogados corruptos defensores del delincuente…

¡El daño profundo que han ocasionado en el país, los políticos corruptos que patrocinaron cambiar el sentido de la Ley…es INCOMENSURABLE…!

Pues no se trata solamente de medir la corrupción, determinando el cuanto, sería lo robado en dinero… el daño peor, es aquel culto al dinero mal habido, que conlleva a torcer las Leyes y abrir resquicios legales -incomprensibles para cualquier persona cuerda y sana de espíritu- como es ver, que la “justicia” falla a favor del delincuente y encarcela al policía, ¡luego de que éste protegiera a un ciudadano asaltado…!

Esta estupidez sin nombre, proviene del culto al llamado “progresismo”: donde a cuento de defender los DDHH, se otorga derechos, primero al ladrón que, a la víctima robada, primero al asesino que, al ciudadano plagiado, primero al delincuente avezado que al policía sacrificado…

Esta degeneración moral, ha ido “en crescendo” de la mano con la opacidad de muchos jueces… “jueces ” que imparten justicia coludidos con los cacos… “jueces” que acrecientan sus patrimonios de manera inexplicable -sin ser auditados- y a la vista de todos alardean de su impudicia… “jueces” que son escoria dentro de la misma escoria, al fallar contra quien, jugándose la vida, hace prevalecer la integridad de su alma, y el llamado moral de entender, que las ARMAS QUE PUSO EL ESTADO EN SUS MANOS, son para utilizarlas contra los CRIMINALES…! ! ¡Y que no son, un juguete disuasivo…!

Todos estos resquicios legales, los introdujo “el progresismo” a manos de aquellos políticos sin alma, en el “mamotreto de la indignidad” que es aquella torpe por excelencia “Constitución de Montecristi”; que no merece otro destino, que arrojarla a una pira para que arda hasta los quintos infiernos…!

¡Hasta cuando tendremos que soportar impávidos, que este tipo de jueces, ¡arrojen a policías y militares patriotas a la cárcel! mientras ellos arrojan depravados delincuentes a la calle, para continuar traficando, ¿asaltando y matando? ¿Por qué, en las crónicas de prensa, donde se relata estos “crímenes invertidos”, NO SE NOMBRA AL JUEZ de la causa? ¿Por qué, ese anonimato?

La ciudadanía merece saber, quien es aquel, ¡que envía a la calle al que mañana atacará a nuestra madre, hijo o padre…!

¡La ciudadanía CLAMA POR LEYES QUE PERMITAN LA DEFENSA PROPIA…! sin tapujos…

La ciudadanía CLAMA por leyes que PREMIEN al cabo Santiago Olmedo, así como, al policía que abatió a uno de los dos delincuentes que lo agredieron y asaltaron un local de comidas en Cotocollao, hace solamente 3 días.!

Los agentes fiscales, NO pueden seguir siendo los “tontos útiles”, ¡de una Ley perversa, concebida, escrita, promulgada y aprobada por delincuentes que ejercieron el poder para ANIQUILAR ESTE PAÍS…!

¡Presidente Lasso! ¡Asambleísta Llori…! ¡Referéndum ya!