Economía

Proyecto hidroeléctrico minas San Francisco registra un avance del 65%

Según el plan maestro de electrificación nacional, el objetivo es suplir la producción termoeléctrica del 53% y de la hidroeléctrica del 46%; por el 90% de energía hidroeléctrica.

GUAYAQUIL. En un 65% avanza el proyecto hidroeléctrico de minas San Francisco, ubicado en las provincias de Azuay y El Oro, entre los cantones Pucará, Zaruma y Pasaje. Con una inversión aproximada de $ 556 millones, se prevé que el proyecto esté listo en el primer trimestre del próximo año.

“Aportará alrededor del 10% de la demanda nacional de energía, obviamente como ustedes ya conocen, todos los proyectos hidroeléctricos aportan directamente al sistema nacional interconectado. La electricidad de este proyecto podrá ser usada por todos los ecuatorianos en cualquier rincón del Ecuador”, aseguró Santiago Arias gerente de la empresa Enerjubones.

La hidroeléctrica minas San Francisco, aprovechará  el potencial del Río Jubones, con un caudal medio anual de 48,26 m3/s. Está conformado por un cierre en dicho río con una presa de tipo gravedad en hormigón rodillado, de 54 m de altura para generar un embalse de regulación y control. Además tendrá tres turbinas tipo Pelton de 90 MW cada una.

Este es uno de los ocho proyectos emblemáticos del Gobierno Nacional. Se trata de Coca-Codo-Sinclair, Sopladora, Minas-San Francisco, Delsitanisagua, Manduriacu, Mazar-Dudas, Toachi-Pilatón y Quijos.

La tendencia, según plan maestro de electrificación nacional es cambiar la producción termoeléctrica del 53% y de la hidroeléctrica del 46%; por el 90% de energía hidroeléctrica.

Actualmente está concluida la excavación del túnel de desvío. Evitará la emisión de 65 millones de toneladas de CO2 y genera 1795 fuentes de empleo.

“En el 2014, tuvimos el pico más alto que es 1830 empleados directos y 9000 fuentes de empleo indirecto”, indicó Arias.

Según el gerente de Enerjubones, la obra avanza con tres turnos diarios. Asegura la  construcción de la represa con hormigón armado, con suficiente altura, rígida estructura y alta tecnología justo en la confluencia de los ríos San francisco y Jubones. “No generará problemas en la cuenca baja del Jubones; por tanto, nuestros productores deben tener tranquilidad”.

Se espera que esta construcción beneficie directamente a más de 100 mil habitantes. Las provincias consiguen con esta obra: energía más barata, beneficios ambientales, impulso para la industria, economía agropecuaria y evitar martirios de en construcción desbordes e inundaciones.

La presa que cumple con todos los estándares internacionales  regulará la administración del caudal de agua para riego de plantaciones y los componentes del proyecto. Hasta el momento se cumple normalmente con el cronograma establecido para la construcción. (VBF/La Nación)