Opinión

PROSPERIDAD COMPARTIDA

Eco. Marco Flores T./Quito

Desde hace más de 40 años la economía ecuatoriana no resuelve la penosa situación de pobreza y atraso de la mitad de la población que se transmite de una generación a otra. La «economía del goteo» no ha servido para mejorar su calidad de vida ni ofrecerle oportunidades de progreso.

Es evidente que la «economía del goteo», desde arriba hacia abajo, no ha funcionado nunca para un amplio sector de la población, pero en cambio ha sido enormemente generosa con las élites cercanas al poder. Esta diferencia creciente y profunda que parece cocinar consecuencias a fuego lento, ahora mismo está llevando pueblos a las calles y a orientar sus decisiones electorales en procura de escapar de la exclusión, pobreza y atraso.

Pero hay un camino alternativo al capitalismo salvaje y al socialismo trasnochado que elimina las libertades y consagra la miseria. Un camino para rescatar a las familias pobres de la pobreza, fortalecer la clase media y ofrecer a todos oportunidades efectivas de progreso.

Es el otro camino donde lo sustantivo es que las políticas públicas produzcan lo que el Banco Mundial denomina una «Prosperidad Compartida» que favorezca especialmente al segmento más pobre de la población, no solo impulsando crecimiento económico inclusivo y sustentable, sino mayor y mejor equidad.

Junio, 12 de 2021