Economía

Propuesta para proteger el empleo en Ecuador contempla la jornada prolongada y paro parcial

La propuesta del Ejecutivo, anunciada el sábado anterior por el presidente Rafael Correa en su rendición de cuentas semanal, consiste en un previo acuerdo escrito entre trabajadores y empleadores para distribuir las 40 horas semanales.

QUITO. En el paquete de reformas laborales que se está construyendo desde el Ejecutivo se plantearán las figuras de ‘jornada prolongada’ y ‘paro parcial’ como medidas que beneficien a los trabajadores y empresarios para evitar que crezcan las cifras de desempleo en el país, así lo explicó el ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta en entrevista con Andes.  

A decir del funcionario, la palabra flexibilización de la jornada laboral está “mal utilizada”, pues lo que se plantea es una “jornada prolongada y continuada” que permita una adaptación al ciclo de negocio de las empresas en función de la jornada de trabajo.

“No existe una flexibilización laboral que vaya en contra de los derechos de los trabajadores,  que reduzca la remuneración, que aumente las horas de trabajo, que volvamos al trabajo por horas o que volvamos a la precarización laboral”, enfatizó Berrezueta.

Actualmente los derechos de los trabajadores están garantizados en el Código del Trabajo, en el que se plantea el pago de horas suplementarias y extraordinarias, jornadas nocturnas, vacaciones, una jornada laboral de 40 horas semanales, descansos de fin de semana, entre otros beneficios.

La propuesta del Ejecutivo, anunciada el sábado anterior por el presidente Rafael Correa en su rendición de cuentas semanal, consiste en un previo acuerdo escrito entre trabajadores y empleadores para distribuir las 40 horas semanales de manera irregular en cinco días, siempre que no supere 40 horas a la semana, ni 10 horas al día.

Por ejemplo, una persona que trabaja ocho horas diarias puede llegar  a un acuerdo con su empleador y trabajar 10 horas, de lunes a jueves y descansar el viernes. “Eso ayudará a que se baje la carga de producción en las empresas y abaratar costos de producción”, detalló el ministro.

Además, recalcó que la medida servirá para evitar despidos en las empresas y optimizar el trabajo y el ahorro en función de la productividad.

El secretario de Estado descartó la preocupación respecto a que la medida anunciada posibilite la disminución de salarios, y aclaró que, por el contrario, se garantizará el pago de las horas trabajadas, más horas suplementarias y beneficios de ley.

Explicó, además, que estas medidas son temporales. “En la reforma estamos planteando que podría funcionar en un lapso de dos años”, informó el Ministro.

Paro parcial, una opción para las empresas en crisis

En la propuesta también se contempla la creación de la figura del paro parcial, que también contempla un acuerdo previo entre el empleador y el trabajador para la paralización temporal de actividades de la empresa mientras se supera el mal momento económico.

Las empresas que hayan demostrado una pérdida en las utilidades y reducción de ingresos en los últimos meses podrán acogerse a la medida. El procedimiento es el siguiente: el dueño de la empresa se pone de acuerdo con el trabajador, firman un documento y este es legalizado ante el Ministerio del Trabajo. Las horas acordadas no podrán ser menores al 50% de la jornada laboral diaria.

Las empresas que se acojan al paro parcial solo podrán hacerlo durante seis meses que podrán ser renovados solo por una vez. Según explicó el ministro, en todos los casos, los patronos asumen el pago de las aportaciones a la seguridad social de los trabajadores durante el tiempo que dure el paro.

Además, las empresas no podrán declarar utilidades hasta que todos sus trabajadores hayan regresado a sus jornadas normales de trabajo y cobren por las ocho horas diarias. “No puedo yo (como empresa) generar utilidad estando en paro parcial, se supone que estamos en crisis, por lo tanto una vez que termine la crisis (en la empresa) se normaliza la actividad y ahí se declara utilidad”, precisó.

Desde el Ministerio se realizarán controles permanentes para garantizar la estabilidad laboral y evitar caer en condiciones de precariedad.

“Es preferible tomar estas medidas, que son extremas de alguna manera, para precautelar el empleo, antes que seguir teniendo un crecimiento de la tasa de desempleo. Cada dígito que nos sube significa casi 80.000 personas en el desempleo”, manifestó el ministro Berrezueta.

Aclaró que la medida busca dinamizar el empleo y buscar las condiciones económicas para que los empleadores puedan tener algo de oxígeno y los trabajadores no pierdan su trabajo. También precisó que para acogerse a la medida “no es necesario modificar los contratos de trabajo”.

Actualmente en el artículo 531 del Código del Trabajo se establece la figura del Paro Total, es decir que el empleador podrá parar la producción cuando “a consecuencia de una crisis económica general o por causas especiales que afecten a la empresa se imponga la suspensión delo trabajo como medio para equilibrar sus negocios”. En esos casos los contratos de trabajo “quedan suspensos”.

La propuesta se construye con trabajadores y empresarios

Según el ministro para la construcción de la propuesta, desde esta semana se ha mantenido reuniones con sectores como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), con el Parlamento Laboral y en los próximos días se harán llegar las propuestas para recibir sus críticas.

En el caso del sector empresarial también se ha conversado con los dirigentes de las cámaras de producción como Richard Martínez, Francisco Alarcón.

Además, se envió una invitación tanto a trabajadores como a empleadores para que designen sus delegados a la primera reunión del Consejo Nacional de Salarios (Conades) en donde se expondrá el paquete de reformas.

“Llama la atención la posición de varios sectores sindicales contrarios al régimen que se oponen a todo y vana a hacer una asamblea para definir acciones cuando ni siquiera hay una propuesta concreta de reformas laborales”, señaló el ministro.

El ejecutivo prevé enviar la propuesta a la Asamblea Nacional la primera semana de marzo, cuando termine la vacancia legislativa. Mientras tanto se socializará el documento con el sector empresarial y de los trabajadores.

Para Liliana Durán, representante de la CUT, en  las condiciones económicas actuales “lo fundamental es sostener la plaza de trabajo, todo lo que se está planteando es precisamente con la finalidad de dar posibilidad a las personas que están desempleadas a acceder a determinada cantidad de recursos”.

Fausto Cayambe, asambleísta miembro de la Comisión de los Derechos de los trabajadores de la Asamblea Nacional explicó que la medida ya se ha aplicado en otras partes del mundo y ha tenido efectos positivos.

“Todas las medidas son necesarias porque hay que cuidar el empleo pero sin caer en la precarización laboral, creo que este ajuste temporal puede ayudar a mejorar las condiciones del empleo”, manifestó. (ANDES/La Nación)