Opinión

Propuesta federal sobre precios de fármacos limitaría acceso a medicamentos innovadores

Los Ángeles es la sexta ciudad más cara en los Estados Unidos. Para los pacientes que viven con enfermedades debilitantes y sus familias, balancear los costos de vida con los costos de cuidados de salud genera dificultades financieras, un problema que la pandemia de COVID-19 ha agravado.

Muchos pacientes se ven forzados a tomar decisiones difíciles como dejar de lado sus medicamentos por completo para poder cubrir sus gastos de vida como renta y alimentos. Desafortunadamente, algunas de las propuestas de política pública actualmente bajo consideración por el congreso, podrían empeorar la situación para los californianos que viven con enfermedades crónicas o de alto riesgo.

El senado está considerando políticas públicas como parte del proceso de reconciliación presupuestaria, incluyendo algunas propuestas sobre precios de medicamentos. Una de estas propuestas le daría a Medicare la habilidad de negociar y artificialmente implementar controles a los precios de los medicamentos.

El objetivo de disminuir el precio de las medicinas es noble y todos los funcionarios públicos deberían trabajar por este objetivo. Sin embargo, crear controles en los precios de los medicamentos tendría consecuencias negativas en los costos de salud y en el acceso de pacientes a nuevos tratamientos.

Países con precios de medicamentos establecidos por el gobierno – como los que está considerando actualmente el senado – tienen menos opciones de tratamiento. Mientras que casi 90% de las nuevas medicinas lanzadas al mercado entre 2011 y 2018 están disponibles en Estados Unidos, solamente 59% están disponibles en el Reino Unido, 50% en Francia y 36% en Australia. Cuando los países con controles en los precios de los medicamentos tienen acceso a nuevos tratamientos, los reciben tiempo después que Estados Unidos. Existe un retraso promedio de 18 meses en la disponibilidad de tratamientos para cáncer en países desarrollados comparados con la disponibilidad inicial en Estados Unidos.

Miembros de Familia Unida Living with MS viven con esclerosis múltiple y enfermedades crónicas y podrían beneficiarse de nuevos tratamientos innovadores. Estos pacientes confían en sus proveedores de servicios de salud a lo largo del proceso de cuidado de sus enfermedades. Permitir a las agencias gubernamentales establecer controles artificiales a los precios de los medicamentos crearía nuevas barreras de acceso para estos pacientes.

La propuesta para imponer controles de precios a los medicamentos actualmente siendo considerada por el senado eliminaría incentivos para que los productores de medicamentos inviertan en la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos, lo cual es riesgoso y tiene una alta probabilidad de fracasar. Recientemente hemos visto fracasos de alto perfil y costo en el desarrollo de nuevos medicamentos, incluyendo condiciones como la enfermedad de Alzheimer que continúa presentando dificultades para los científicos. Los que los pacientes viviendo con esclerosis múltiple, Alzheimer, diabetes, cáncer, VIH, artritis y otras enfermedades crónicas necesitan es que los productores de medicamentos tomen mayores, no menores, riesgos. Y no se trata solamente de los productores de nuevos tratamientos – los controles de precios de medicamentos de Medicare también mermarían la inversión de los productores de medicamentos biosimilares de menor costo y tratamientos genéricos al generar incertidumbre en el mercado y dificultar la entrada de estos medicamentos a nuevos mercados.

Este es el momento para disminuir los costos de cuidados de salud. Es el momento de que el gobierno ayude a todos aquellos que sufren de incrementos en los precios. No obstante, esta propuesta bajo consideración en el senado no es la solución. Hacemos un llamado a los miembros del congreso representado a California para que busquen soluciones que no pongan en riesgo el acceso a tratamientos ni desincentiven el desarrollo de futuros medicamentos para todos los angelinos y las familias estadounidenses.

 

 

 Los Angeles Times (latimes.com)