Ciencia

Problemas que se producen por no masticar bien los alimentos

Aunque masticar bien parece un hábito muy sencillo de poner en práctica, lo cierto es que muchas personas tienen problemas para masticar correctamente los alimentos.

ESPAÑA. El afán de comer o la costumbre hacen que muchas personas traguen la comida sin masticarla correctamente. Como consecuencia, después se pueden sufrir algunos problemas de salud digestivos y, de hecho, esto puede influir en el aumento de peso.

Muchas personas aún ignoran este hábito, sin saber que es determinante para tener una buena digestión y mejorar el metabolismo. Cada vez que introducimos los alimentos en nuestra boca y los masticamos, estamos cumpliendo con un paso muy importante de nuestra digestión.

Al masticar bien los alimentos le damos tiempo a la saliva de segregar una enzima llamada ptialina, que es la responsable de descomponer los hidratos de carbono. Cuando no masticamos adecuadamente, los alimentos siguen su camino al resto del aparato digestivo sin esta enzima que ayudará a descomponer adecuadamente dichas sustancias. Debido a esto, el cuerpo tendrá que trabajar el doble para poder eliminar todo aquello que no necesita.

En conclusión, el hecho de no masticar bien impide la segregación adecuada de enzimas y hace que determinados órganos trabajen más de lo que deben para poder descomponer ciertas sustancias. Además, cuando no masticamos bien y dificultamos la descomposición de los alimentos, el organismo no es capaz de separar bien los nutrientes beneficiosos de las toxinas, provocando así problemas de desnutrición e intoxicación del cuerpo.

 Problemas digestivos: No masticar correctamente los alimentos puede provocar, tarde o temprano, algún tipo de problema digestivo. No masticar bien los alimentos impide su correcta descomposición y lubricación para eliminar los desechos posteriormente. Además, provoca sensación de pesadez, gases, atascos en el colón o estreñimiento, entre otros.

Metabolismo lento: Cuando no masticamos correctamente los alimentos también estamos dificultando la función de los órganos encargados de metabolizarlos. Las digestiones pesadas ralentizan el metabolismo y disminuyen el gasto calórico.

Aumento de peso: un metabolismo lento es sinónimo de aumento de peso, ya que el cuerpo no quema las calorías fácilmente y acumula desechos que le cuesta trabajo eliminar. Pero, además de esto, no masticar bien los alimentos provoca que comamos más de lo debido, ya que no experimentamos esa sensación de saciedad que deberían aportar los alimentos.

Recomendaciones para masticar bien: para empezar, procura dejar un espacio entre cada alimento, de modo que puedas tomarte el tiempo necesario para masticar adecuadamente. Aunque el alimento no sea pesado, es preciso masticar entre 20 y 50 veces, según el tipo de alimento, el tamaño y su dureza.

Lo ideal es comer en un ambiente tranquilo, silencioso y libre de cualquier distractor. El ruido, la televisión, los celulares o  las computadoras, entre otros, pueden hacer que, inconscientemente, comas de forma rápida y sin masticar bien los alimentos. (Internet/ La Nación)