Ciencia

Primera vez en América Latina: se realizó una cirugía que permite crecer hasta ocho centímetros

La técnica Precice consiste en insertar un clavo y un imán en el hueso que luego son operados a control remoto por el propio paciente

EE.UU. Una nueva técnica que permite a las personas crecer hasta 8 centímetros sin la necesidad de alternativas más cruentas que producen incomodidad llegó a Chile la semana pasada.

Conocida como Precice, el procedimiento consiste en la inserción de un clavo y un imán en el hueso, que luego es cortado. Entonces comienza el proceso de alargue con un control remoto operado por el paciente.

La primera cirugía, que duró 90 minutos, se realizó en la clínica Los Condes, en Santiago, bajo la dirección de Alejandro Baar, traumatólogo especialista en alargamiento y reconstrucción de extremidades.

El exitoso procedimiento, recomendado tanto en casos de rehabilitación por accidentes como por razones estéticas, le permitirá al paciente adolescente aumentar su altura en 8 centímetros al cabo de 80 días, con cicatrices mínimas.

“El propio paciente se lleva el control remoto y lo aplica por su cuenta. Cada vez que lo aplique se alarga cierta cantidad, según las condiciones de cada paciente y lo programado por el médico. La idea es alargar un milímetro al día”, explicó Baar al periódico La tercera.

Baar considera que la técnica es “infinitamente más cómoda” y menos dolorsa en comparación al estiramiento óseo con fijadores externos, que además tiene mayores riesgos de infección.

“El paciente ni lo nota. Tiene las molestias propias del postoperatorio, pero es tolerable, les recetamos un analgésico si es muy intenso”, dijo Pablo Wagner, traumatólogo especialista en alargamiento de la Clínica Alemana, donde también se utiliza la técnica Precice, desarrollada por Ellipse Technologies en California, Estados Unidos.

Los expertos afirman que no hay límite de edad para realizar la operación, aunque es menos recomendable en adultos mayores. En tanto no es conveniente que sea realizada por pacientes con trastorno de la percepción corporal, ya que el prodecimiento requiere de disciplina y metas realistas.

Otro obstáculo es el precio. Sólo el clavo cuesta unos 13 millones de pesos chilenos (unos USD 20.000), sin contar gastos médicos. (INFOBAE)