Internacional

Primer ministro turco desvela los objetivos de su país en Siria

En vísperas de la visita del presidente ruso, Vladímir Putin, a Turquía, el primer ministro del país otomano, Binali Yildirim se reunió con el corresponsal de Sputnik para repasar las cuestiones más importantes de la agenda bilateral y en especial, la situación en Siria.

EEUU. El político turco admitió que el escenario en Siria es «difícil», en gran parte debido a la «falta de coordinación entre EEUU, que lideran una coalición internacional antiterrorista, y Rusia, que fue invitada oficialmente por las autoridades sirias» para poner fin definitivamente a la guerra civil en el país árabe.

Además, Yildirim destacó el papel de Turquía e Irán en el conflicto, debido a que las dos naciones tienen fronteras con Siria y experimentan en primera persona las consecuencias de la miseria que azota la región.

Según el político, el país otomano ve su papel en «acercar a Rusia, EEUU e Irán, y posiblemente a Arabia Saudí» para conseguir suficiente «voluntad política» para solucionar, por fin, el conflicto en Siria.

Turquía en el contexto de Siria

En cuanto a los objetivos de Turquía en el conflicto sirio, el funcionario destacó «el fin del derramamiento de sangre», así como «garantizar la seguridad de las fronteras sureñas» del país otomano.

«Con este objetivo [seguridad de las fronteras] lanzamos la operación Escudo de Éufrates, que busca empujar a los grupos terroristas lo más lejos posible de nuestras fronteras», precisó Yildirim al subrayar que Turquía considera las estructuras de los kurdos sirios la ‘continuación’ del PKK —Partido de los Trabajadores de Kurdistán-, el cual el Gobierno turco califica como una organización terrorista.

El tema kurdo es sensible para Turquía, y la cooperación de EEUU con las unidades kurdas de peshmerga en Siria es «inadmisible», destacó el primer ministro.

«Reiteramos en varias ocasiones [a EEUU] que no es posible vencer a un grupo terrorista apoyando otro grupo terrorista», explicó Yildirim la postura de su país en este asunto.

Según el alto funcionario, cada parte de la guerra civil siria «lucha por su independencia», acusando a otros de varias atrocidades, y en este sentido «todo es posible».

«Cuando hablamos con la oposición siria, nos explican que ‘luchan para defender su pueblo contra el dictador Bashar Asad quien bombardea sus tierras’. Tales acusaciones son predecibles en una guerra civil. Pero es la población civil la que sufre», afirmó Yildirim.

El político no evitó el tema de la ciudad de Alepo, que se convirtió en las últimas semanas en la cuestión más discutida de la guerra siria.

Yildirim tachó la «catastrófica» y de «drama humano» la situación humanitaria en la urbe y reiteró que «todas las partes involucradas deben de inmediato cesar las hostilidades y abastecer a los habitantes de la zona con la ayuda necesaria».

Respecto a la ayuda humanitaria para Alepo y los combates en Siria en general, Yildirim en varias ocasiones durante la entrevista otorgó una responsabilidad especial a Damasco y Moscú, omitiendo los compromisos de otras partes involucradas, destinados a asegurar las condiciones necesarias.

En este sentido, hizo hincapié en la «situación deplorable de los civiles en Alepo» sin mencionar la presencia de las agrupaciones de los terroristas en la ciudad.

Camino hacia la reconciliación con Rusia

«Todavía es demasiado temprano para hablar de una recuperación completa [de las relaciones ruso-turcas], pero se nota una dinámica positiva. <…> No es posible restablecerlo todo en un día. Estamos dando varios pasos para seguir desarrollando nuestras relaciones con Rusia», comentó Yildirim.

Además, Turquía está interesada en realizar el proyecto del gasoducto Turk Stream a pesar de ciertas «objeciones» de Europa, debido a su papel estabilizador para el sector energético del país otomano y para la región en general.

«[Turk Stream] no conlleva nada que pueda preocuparles a los europeos. Será para beneficio de todos», declaró el primer ministro turco.

Finalmente, Yildirim expresó la esperanza de que el acercamiento con Rusia será beneficioso para el sector turístico turco que sufrió un duro golpe esta temporada por las restricciones rusas.

«El año 2017 seguramente será mucho mejor que el 2016, dado que no pasa nada [extraordinario] en la región», según el primer ministro.  (mundo.sputniknews.com/La Nación)