Internacional

Primer ministro británico promete perseguir a enmascarado

La familia de Steven Sotloff, un periodista estadounidense decapitado en agosto, después de su colega James Foley, dijo que tenía fe en que su asesino sería llevado ante la justicia.

LONDRES. El primer ministro británico, David Cameron, prometió usar todos los medios a su disposición para capturar milicianos como el enmascarado apodado “yihadista John” que fue identificado como un programador informático londinense nacido en Kuwait.
El miliciano vestido de negro y blandiendo un cuchillo, que habla con acento inglés, aparece en videos divulgados por el grupo extremista Estado Islámico aparentemente decapitando a rehenes estadounidenses, británicos y sirios.

“Cuando hay gente en cualquier parte del mundo que comete crímenes atroces contra ciudadanos británicos, haremos todo lo que podamos con la policía, los servicios de seguridad, con todo lo que tengamos a disposición para hallar a estas personas y dejarlas fuera de acción”, afirmó Cameron.

El primer ministro se negó a elaborar sobre el desenmascaramiento del “yihadista John” como el miliciano británico de 26 años Mohammed Emwazi, pero dijo que la gente debería apoyar a los servicios de seguridad, a los que elogió como admirables y dedicados en defender a Gran Bretaña.
Emwazi era conocido por los servicios de seguridad, que habían tratado de reclutarlo, según el grupo que trabaja con acusados de terrorismo Cage. El caso generó un debate sobre si el hombre se les escapó para unirse a EI en Siria.

Vestido de negro, con un pasamontañas que le cubre el rostro salvo sus ojos y el caballete nasal, el yihadista John se convirtió en el símbolo de la brutalidad de Estado Islámico y uno de los hombres más buscados del mundo.

Nacido en Kuwait, Emwazi llegó a Gran Bretaña a los 6 años y se graduó en programación en la Universidad de Westminster antes de llamar la atención del servicio doméstico de inteligencia, el MI5, según Asim Qureshi, director de Cage, un grupo que trabaja con los detenidos bajo cargos de terrorismo.
Emwazi, que habla árabe con fluidez, dijo que el MI5 había intentado reclutarlo y evitó que viajara al exterior, obligándole a abandonar el país sin decirle a su familia, dijo Qureshi en una conferencia de prensa en Londres.

En una reunión con periodistas, Qureshi describió a Emwazi como un joven amable y respetuoso que enfrentó el acoso del MI5, que aparentemente sospechaba que quería unirse al grupo militante somalí al Shabaab.

Esa declaración generó críticas al MI5. Pero la portavoz de Cameron dijo que era “completamente censurable” buscar cambiar la responsabilidad de un asesino hacia aquellos que buscan mantener a los ciudadanos británicos seguros. (Reuters/ La Nación)