Economía

Presidentes dicen posible petróleo uruguayo no debe depender de estatal Ancap

El actual mandatario también declaró que la propiedad estatal “de lo que se pueda encontrar” no ameritó discusión, ya que este aspecto se encuentra establecido por la Constitución del país.

MONTEVIDEO. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, y los exmandatarios que ha tenido el país en la actual etapa democrática expresaron hoy que en caso de encontrarse petróleo en su territorio este deberá ser administrado en un marco institucional independiente de la petrolera estatal Ancap.

“Hemos considerado sugerir la necesidad de institucionalizar el manejo de la política petrolera en un organismo que esté por encima de Ancap, dependiente de la Presidencia de la República y que tenga un contralor parlamentario estricto”, anunció Vázquez tras un encuentro en Montevideo con los exmandatarios uruguayos desde 1985 hasta la fecha.

Asimismo, el presidente planea encontrarse con representantes de las directivas de todos los partidos con asiento en el Parlamento, a quienes citará “en los próximos días” para integrarlos en “la discusión de un tema trascendente para el Uruguay”, aseguró.

La reunión de hoy fue la segunda que mantuvo Vázquez (2005-2010 y desde 2015) con los expresidentes Julio María Sanguinetti (1985-1990, 1995-2000), Luis Alberto Lacalle (1990-1995) y José Mujica (2010-2015) para discutir acerca de las políticas que el país debe llevar a cabo en caso de confirmarse la presencia de petróleo

Un consorcio conformado por la francesa Total, la estadounidense Exxon Mobil y la noruega Statoil prevé iniciar en el corto plazo actividades de prospección en busca de hidrocarburos en la plataforma marítima uruguaya.

Vázquez indicó que en el encuentro hubo consenso en la necesidad de que los representantes de Ancap “que están actuando o que van a actuar con la petrolera que va a hacer la prospección” cuenten con “el consentimiento de todo el sistema político” para brindar al país una “mayor garantía” de su trabajo.

El actual mandatario también declaró que la propiedad estatal “de lo que se pueda encontrar” no ameritó discusión, ya que este aspecto se encuentra establecido por la Constitución del país.

Sin embargo, el grupo exhortó a los partidos políticos a que tengan en cuenta en sus análisis la forma de manejar a largo plazo “los eventuales recursos económicos que surjan de la explotación de esta riqueza natural” en caso de que el país cuente con ella.

“Esta riqueza no pertenece solo a esta generación, sino que es de esta generación y de las que vienen”, dijo Vázquez.

El manejo de la petrolera y cementera estatal Ancap, que tiene el monopolio para el refinado y la distribución de los combustibles, suscitó una crisis política en 2015 por las duras críticas de la oposición por la gestión durante los Gobiernos del oficialista bloque de izquierdas Frente Amplio (FA), al mando del país desde 2005.

Ancap cerró el ejercicio de 2014 con 323 millones de dólares de pérdidas, que se unen a los 170 millones de dólares del año anterior, por lo que en enero de este año debió ser capitalizada por un monto de 872 millones de dólares.

El déficit de la empresa suscitó una comisión investigadora en el seno del Parlamento, que aprobó en la Cámara alta el informe elaborado por la bancada del FA, del que se desprendía que no hubo irregularidades en su manejo durante el período 2000-2015.

Sin embargo, los partidos de la oposición, entre ellos el Colorado -al que pertenece Sanguinetti- y Nacional -al que pertenece Lacalle-, anunciaron en febrero que no descartan iniciar acciones penales para que sea la Justicia la que determine si existieron ilícitos en el manejo de la compañía. (EFE/La Nación)